Revista Electrónica "Archivo Médico de Camagüey" 2001;5(Supl 1) ISSN 1025-0255

 

Hospital Provincial "Manuel Ascunce Domenech"

 

LINFOMA EXTRANODAL. AFECTACIÓN PRIMARIA DE CARRILLO

 

Dr. Rolando Casas Fundora*; Dra Laura Elena Fuentes Díaz**; Dr Rafael Pila Pérez***; Dra Margarita Pila Peláez****; Dr Rafael Pila Peláez*****

 

* Especialista de II Grado en Cirugía Maxilofacial. Clínca Estomatológica. Instituto Superior de Ciencias Médicas

** Especialista de I Grado en Cirugía Maxilofacial. Clínca Estomatológica. Instituto Superior de Ciencias Médicas

*** Especialista de II Grado en Medicina Interna. Profesor Titular. Hospital Clínico Quirúrgico "Manuel Ascunce Domenech"

**** Estomatóloga General. Policlínico de Previsora

***** Especialista de I Grado en Medicina Interna. Profesor Auxiliar. Hospital Clínico Quirúrgico "Manuel Ascunce Domenech"

 

RESUMEN

La incidencia de los linfomas no Hodkin (LNH) en pacientes infectados con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) es relativamente alta. Sin embargo, se han reportado muchos casos por la clínica y estudios histopatológicos de manifestaciones orales en pacientes con LNH. La afectación primaria del carrillo como manifestación extranodal del LNH es una entidad que se presenta muy raramente. Presentamos los hallazgos encontrados en las diversas pruebas realizadas, para el diagnóstico definitivo fue necesario la exéresis quirúrgica de la tumoración.

DeCS: LINFOMA NO HODGKIN; SINDROME DE INMUNODEFICIENCIA ADQUIRIDA; CIGOMA/lesiones/

 

INTRODUCCIÓN

Varios estudios de linfoma no hodkin (LNH) de la cavidad oral han aparecido últimamente en la literatura (1-3). En general las lesiones orales se caracterizan por inflamación, que puede crecer rápidamente y que muestra ulceración (4). Los sitios comunmente afectados son la gingiva vestibular bucal y la mucosa paladar (5), la afección primaria de los carrillos es raramente señalada.

El objetivo de este trabajo es describir un caso de LNH del carrillo, señalando sus características y la necesidad de su exéresis para su diagnóstico definitivo.

Observación clínica:

Se trata de un hombre de 60 años que presentó una historia de dolor durante dos meses en la zona del carrillo derecho que no cedía a los analgésicos ni a los antinflamatorios locales, por lo que tuvo que acudir a su estomatólogo en múltiples ocasiones. Entre sus antecedentes personales destacaba ser diabético desde los 42 años, por lo cual llevaba tratamiento con antidiabéticos orales. Durante el último mes había aumentado el dolor, que se acentuaba durante la masticación, de la hemicara derecha, fiebre de 39º C, así como astenia, anorexia y sudoraciones vespertinas, por lo cual es referido a la consulta de máxilo – facial de nuestro hospital.

Examen físico:

Dolor intenso a la palpación de la hemicara derecha en la zona del carrillo del mismo lado con signos inflamatorios, absceso tumoral de 3 a 4 cm de consistencia algo dura, redondeada, movible y de superficie irregular. El resto del examen físico fue normal.

Entre los datos complementarios se destacan: hemoglobina 9g/l, leucocitos 15 300 x 10/-9/l con diferencial normal, VS 110/hora, Glicemia, creatinina, e iones fueron normales LDH 703 u/i survey óseo, colon por enema y esófago estómago y duodeno: normales. Radiografías de tórax y maxilares: normales, ultrasonido de abdomen: sin alteraciones, TAC de mediastino y abdomen: normal, BAAF no concluyente para el diagnóstico, ecografía: normal.

Es sometido a intervención quirúrgica donde se reseca una masa tumoral de 4 cm aproximadamente, de color blanquesino, algo dura y con diagnóstico anatomopatológico del linfoma no Hodgkin de tipo linfoncítico.

El paciente fue remitido al Hospital Oncológico donde recibió tratamiento radiante, siendo dado de alta asintomático y después de dos años se encuentra totalmente recuperado.

 

DISCUSIÓN

La mayoría de los linfomas surgen a partir de los linfoncitos de los ganglios linfáticos pudiendo afectar posteriormente el tejido linfoide extranodal, pero también aunque raros, pueden haber linfomas primitivamente extranodal (6). Cerca del 25% de los LNH son de tracto gastrointestinal, ventrículos cardiacos, faringe, tiroide, huesos, testículos, pulmón cerebro y piel (8,9). Las manifestaciones orales se reportan en el 5% de los casos de LNH (10). También es importante señalar que los LNH extranodales son una de las lesiones no epiteliales más comunes en la sesión del cuello y cabeza (11). Por tanto los linfomas afectan distintos tejidos linfáticos (12).

Los síntomas más comunes y signos son aumento de volumen de los ganglios, fatiga, anorexia, fiebre, así como los propios del órgano afectado. Nuestro paciente presentó todos los síntomas y signos con excepción de las adenopatías, pero si presentó inflamación, dolor intenso en la zona del carrillo, acompanándose de dificultad para el acto masticatorio. En ocasiones el principal y más común síntoma es la presencia del tumor intraoral (10). A veces es la pérdida de dientes con parestesia del nervio mandibular (13), por ello muchos pacientes tienen que acudir al estomatólogo en múltiples ocasiones debido a que se piensa en el diagnóstico de otras entidades como infecciones, periodontitis o reacción alérgica (14). Hay que tener presente que estas alteraciones han aumentado en los pacientes con VIH positivo. Se señala que el intervalo entre el primer síntoma y el diagnóstico definitivo es de 2,5 meses en un rango entre 0 y 8 meses (10), nosotros demoramos cuatro meses para el diagnóstico.

Los hallazgos radiológicos no son específicos en los linfomas, la desaparición de la lámina dura característica del linfoma de Burkill no fue observado por nosotros. Por no tratarse de este tipo de linfoma se reporta en ocasiones lesiones óseas en procesos avanzados (15). La TAC y resonancia magnética tienen alta sensibilidad y baja especificidad lo que hace necesaria la realización de pruebas histoquímicas especiales (10). Por tanto, el diagnóstico de los linfomas está basado en el estudio histológico: la falta de concenso en la clasificación de los linfomas causan problemas a los patólogos y a los clínicos y crean dificultades en la interpretación de los estudios publicados.

El linfoma primario extranodal se encuadró dentro de los linfomas de células B periféricas (16). Nuestro paciente presentaba un LNH linfoncítico en estadío I de ann Arbor, sin otro tipo de lesión. El tratamiento consiste en quimioterapia, radioterapia, combinación de ambos o tratamiento quirúrgico.

Del Pozo López y Cols (17) señalan como más beneficiosa la combinación radioterapia con quimioterapia. Cada día es mayor la tendencia a usar la quimioterapia sola, en especial en las zonas histopatológicas de más pronóstico y en los estadíos avanzados (17). La radioterapia quedaría reservada para casos escogidos (18), mientras que hay autores que indican la extirpación de la lesión por exéresis quirúrgica (19,20), como realizamos a nuestro enfermo, el cual después de dos años se encuentra totalmente asintomático.

 

ABSTRACT

The incidence on non-Hodgkin ‘s limphomas (NHL) in patients infected with inmunodeficience virus (HIV) is relatively high –However., there have been new reports on the clinical and histopathological features on oral manifestations on NHL in these patients. Primary cheek involoment by extranodal is rare. We present one case of extranodal lymphoma that requieres surgical treatment hor the diagnosis.

DeCS: LYMPHOMA, NON- HODGKIN; ACQUIRED INMUNODEFICIENCY SYNDROME; ZYGOMA/injuries/

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Kalhim A, Al-Soudant M, Matukas V. Malianant Limphoma of the palate: Report of two cases. J Oral Maxillofacial Surg 1986;44:811-14.
  2. Lund D. Rood A. Graig C. Burkitt Lymphoma presenting with Jaww lesions in a young white airl. Br J Oral and Maxillofacial Surg 1997;35:438-41.
  3. Chandú A. Mitchell A. Currison A. Cutaneus CD 30 positive large T Cell Lymphoma of the Upper Lip: a rare presentation. Br Jr Oral Maxillofacial Surg 1997;35:193-95.
  4. Thomas D, Lewis, Cuwpe J, Bras J. Cutaneous lymphoma presenting as a facial swelling : report of a case and review of the literature. Int J Oral maxillo –Fac Surg 1995;23:356-58.
  5. Croot R. Van Merkesteun J, Bras J: Oral manifestations of non Hodgkin’s Lymphoma in HIV infected patients. Int J Oral maxillo –Fac Surg 1990;19:194-96.
  6. Saiz Martínez J. Pufald J, Torralba M, Puebla Macarron C, Alfonso Aguirán B. Madariaga Ruiz B., Villa Vieja Atance J. Linfoma extranodal. Afectación primaria de la cintura escápulo –humeral. Arch de la Fac de medicina de Zaragoza. 1998;78:13942.
  7. Keves C, Babalan F, Lattanzi D. Periradicular Lymphoma: differentiation from inflamation . Oral Surg 1998; 66: 220-35.
  8. Chatila R, Fiedder P, Vender R. Primary lymphoma of the Collblader : A case and review of the literature. Am J Gastroenterol 1996;91:2242-44.
  9. Inchusta M, Sanchez M, Sánchez M, Mellado M, Rodríguez V: Linfoma angiocéntrico con afectación pulmonar. Radiografía 1997;37: 335-37.
  10. Soder Holm A, Lindguist C, Heikinheimo K, Forssell R, Non–Hodgkin’s lymphoma presenting through.
  11. Slootweg P, Wittkam of A, Kluin P, De Wilde P. Van Unnir J: Extranodal Non – Hodkin’s lymphoma of the oral tissues: An analysis of 20 cases. – J Maxillo Facial Surg 1985,13:85-92.
  12. Asmot B, Recharl C. Non – Hodgkin’s lymphoma and paraproteinaemias. Bailliere’s. Clin Haematol 1992;1:82-5.
  13. Fakuda V, Ishida T, Fujimoto M, Veda T, Aozasak. Malignant lymphoma of the oral cavity : Clinico-pathologic analysis of 20 cases. J Oral Pathol 1998;168-12-17.
  14. Brahim J, Katz R, Roberts M. Non–Hodgkin’s lymphoma of the hard palate mucosa and buccal gingiva associated with AIDS. Oral Maxillo Fac Surg 1989; 46:328-30.
  15. Hupp J, Collins F, Ross A, Myall R. A review of the Burkitt’s lymphoma. Importance of radiographic diagnosis. – J Maxillo Fac Surg 1982;10:240-45.
  16. Harris N, Jaffe S, Stein H. A revised European –American Clasification of the Lymphoid neoplasms: a proposal from the International. Lymphoma Study Group. Blood 1994;84:381-92.
  17. Del Pozo López A, Belloozo Matínez F, Jaen Olasses Pontell Soriano. Lozano Barrioso: Linfomas de localización en la esfera de ORL. Acta Otorrinolaringol Esp 1987; 40: 185-88.
  18. Fujitani T, Takahata T, Hattori H. Radiochemotherapy for Non- Hodgkin’s lymphoma in palatine tonsill. Cancer 1984;54:1288-92.
  19. Walter P, Work D, Bayley G. Cirugía de las glándulas salivales mayores. Otorrinolaringología Shumrick. Paparella 1982. P 270-75.
  20. Yoel J. Atlas de Cirugía de Cabeza y Cuello. Barcelona: Salvat; 1986. P 558-67.