Revista Electrónica "Archivo Médico de Camagüey" 2001;5(Supl 1) ISSN 1025-0255

 

Hospital Provincial Docente "Manuel Ascunce Domenech". Camaguey

 

ÍNDICE CAMAGüEYANO DE PRONÓSTICO DE GRAVEDAD EN EL NIÑO QUEMADO

 

Dr. Virgilio de Céspedes Sardaín *; Dr. Ricardo M. García Vega**

* Especialista de I grado e Instructor en Cirugía Plástica y Quemados. Hospital Provincial Docente "Manuel Ascunce Domenech"

** Especialista de II grado y Profesor Titular en Cirugía Plástica y Quemados. I.S.C.M. Camagüey.

 

RESUMEN

En este trabajo presentamos una nueva clasificación de pronóstico de gravedad en el nino quemado que tiene en cuenta estas tres variables, extensión de la lesión, profundidad y edad. Partiendo de la media de mortalidad esperada en el Indice Cubano de Pronóstico se analizó cuál fue el desplazamiento que en cada grupo de edades se apreció de esta media y previo estudio matemático se llegó a una K de la edad en cada grupo. Para hacer este estudio utilizamos los datos de 1 156 niños quemados ingresados en nuestro servicio. Posteriormente y durante 10 años aplicamos este índice con la intención de validar su utilidad en 1 647 niños quemados ingresados en nuestro servicio. Al término de este período quedó demostrado que a medida que disminuye la edad a partir de los 14 años se incrementa la mortalidad en los grandes quemados.

DeCS:QUEMADURAS/clasificación; PRONÓSTICO; ANÁLISIS DE SUPERVIVENCIA; NIÑO

 

INTRODUCCIÓN

El niño es de por sí un paciente complejo por sus características propias, en unos casos por la inmadurez de sus órganos de acuerdo a su edad, y otros por las características de éstos, y si le agregamos una lesión de tanta envergadura como es una quemadura, hacen del niño quemado un paciente mucho más grave que el adulto con igual superficie corporal (1,2).

La clasificación y pronóstico de supervivencia del paciente quemado ha sido una preocupación en el manejo y tratamiento de éste. Pero si tenemos en cuenta que el niño quemado presenta siempre una complejidad terapéutica mayor se pone de manifiesto la necesidad de contar con clasificaciones que no solo tengan en cuenta la superficie corporal quemada y la profundidad sino también otras variables tan importantes como resulta ser la edad que sin dudas afecta de forma significativa en la evolución del niño quemado. El niño, mientras más pequeño más riesgo presenta por lo que a medida que aumenta la edad es más maduro en todas sus funciones y en el medio en que se desarrolla.

Diferentes autores como Nelson y Ruza tienen en cuenta en afecciones críticas la edad, donde a menos edad mayor riesgo por la inmadurez de sus órganos y sistemas (3-5).

Diferentes índices de gravedad no son aplicables a los niños como el beaux, o el índice de operabilidad de Arufe, Pattin y Nacif Cabrera.

En el niño se puede medir con facilidad la extensión y la profundidad de la lesión e incluirlo en diferentes grupos etarios que tienen similitud en su desarrollo (9-11).

Se infiere que tres aspectos como son la extensión, profundidad y la edad son aplicables (12,13), dos de ellos que ya existen en el Indice Cubano de Pronóstico del profesor Harley Borges Muñio (14). Pero este no utiliza la edad y además no fue creado para los niños, la práctica ha demostrado que si es factible usarlo en niños, y si se le incluye la edad sus resultados deben ser superiores.

Objetivo General:

Incorporar para cada grupo de edades la constante o variable que representa la influencia de la edad del paciente.

Específicos:

  1. Conocer para cada grupo de edades la constante o variables que representa la influencia de la edad.
  2. Aplicar las constantes o variables obtenidas a no menos de 1 500 pacientes para conocer su utilidad.
  3. Definir la fórmula a emplear y hacerla de fácil manejo.

 

MÉTODO

A partir de 1985 en el Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del hospital provincial "Manuel Ascunce Domenech" se comenzó a trabajar para introducir la variable edad a la hora de realizar el pronóstico de supervivencia del niño quemado. El estudio se extendió durante 10 años con los 1 156 niÑos ingresados durante este período en la unidad.

Se determinó en los diferentes grupos de edades como se desplazaba la media de mortalidad esperada según el Indice Cubano de Pronóstico (Harley B. Cuba. Minsap), realizándose cálculos matemáticos para conocer el desplazamiento lo que permitió determinar la constante (K) de cada grupo de edades y aplicarla posteriormente durante un período de 10 años para su validación.

Esto dio la oportunidad de dejar determnado el índice de gravedad que incluye: extensión, profundidad de las lesiones y la edad del paciente.

(Sumatoria de la extensión por K profundidad) por K edad = Indice de pronóstico de gravedad

Variables utilizadas:

Extensión de las quemaduras: Se determinó utilizando el esquema de Lund y Browder. Esta variable depende de la magnitud de la lesión y puede verse afectada por el criterio del especialista al valorar el caso. En este trabajo para unificar criterios todos los pacientes fueron revalorados durante las primeras 24 a 48 horas por los autores y sus colaboradores.

Profundidad de la lesión: Se realizó mediante examen clínico por el médico que recepcionó al paciente y fue reevaluado dentro de las primeras 24 a 48 horas por los autores y sus colaboradores.

Edad del paciente: Fue distribuida de la siguiente forma según el resultado del análisis matemático realizado.

Grupos de edades

(K) Grupos de edades

< de 1 año

2,5

1 a 4 años

2

5 a 9 años

1,75

10 a 14

1,5

RESULTADOS

Los menores de un año sin incluir la edad en el índice de pronóstico presentan fallecidos en los grupos de críticos y críticos extremos pero al aplicar el índice con la edad todos los fallecidos son del grupo de críticos extremos. El número de pacientes en este grupo de edad es muy reducido por lo que los resultados obtenidos hasta ahora no son concluyentes (tabla 1).

Tabla 1. Influencia de la edad en la evolución de pacientes quemados menores de un año

Fuente: H.c.

Grupos

Según gravedad

Indice cubano de pronóstico

Indice de pronóstico con edad

Total de casos

Fallecidos

% de Mortalidad

Total de casos

Fallecidos

% de Mortalidad

             

Leve

20

   

10

   

Menos Grave

40

   

27

   

Grave

5

   

23

   

Muy Grave

1

   

3

   

Critico

5

1

40

6

   

C.extremo

1

2

100

6

3

50

 

75

3

3,84

75

3

3,84

En los pacientes comprendidos entre uno y cuatro años de edad se aprecia que al no tener en cuenta en el pronóstico la edad hay un número considerable de pacientes fallecidos en el grupo de graves que según la clasificación de Borges no debían haber fallecido, pero si se aplica el índice de pronóstico con la edad se observa un desplazamiento de los pacientes hacia niveles de gravedad superiores, pero los fallecidos se encuentran en los niveles en que son de esperar (tabla 2).

Tabla 2. Influencia de la edad en la evolución de pacientes quemados de 1 a 4 años de edad

Grupos

Indice cubano de pronostico

Indice de pronostico con edad

Según

Total de

Fallecidos

% de

Total de

Fallecidos

% de

Gravedad

Casos

Mort.

Casos

Mort.

Leve

127

45

Menos grave

371

233

Grave

126

2

1.59

215

Muy grave

57

4

7.01

132

2

1.51

Critico

17

6

35.29

57

4

7.01

C. Extremo

10

8

80

26

14

53.85

Total

708

20

2.82

708

20

2.82

Fuente: H.C.

Entre los 5 y los 9 años también hay un reordenamiento de la gravedad de los pacientes y los fallecidos se reagrupan en los críticos y los críticos extremos (tabla 3).

Tabla 3. Influencia de la edad en la evolución de pacientes quemados de 5 a 9 años de edad

Grupos

Indice cubano de pronostico

Indice de pronostico con edad

Según

Gravedad

Total de

Casos

Fallecidos

% de

Mort.

Total de

Casos

Fallecidos

% de Mort.

Leve

64

30

Menos grave

221

133

Grave

98

147

Muy grave

41

2

4.88

76

Critico

22

8

36.36

35

4

11.42

C. Extremo

10

6

60

25

12

48

Total

446

16

3.59

446

16

3.59

Fuente: H.c.

En los pacientes comprendidos entre los 10 y los 14 años se produce un fenómeno igual al de los grupos anteriores al aplicar el índice de edad. (tabla 4).

Tabla4. Influencia de la edad en pacientes quemados comprendidos entre los 10 y los 14 años de edad

Grupos

Según

Gravedad

Indice cubano de pronostico

Indice de pronostico con edad

Total de casos

Fallecidos

% de Mort.

Total de casos

Fallecidos

% de Mort.

Leve

42

26

Menos grave

175

136

Grave

79

91

Muy grave

59

2

3.38

72

1

1.38

Critico

39

14

33.89

46

2

4.34

C. Extremo

23

21

91.3

46

34

73.91

Total

417

37

8.87

417

37

8.87

La mortalidad esperada según la clasificación Camagüeyana solo es en los grupos de críticos y críticos extremos donde los críticos fallecidos estarán en el 10%, y los críticos extremos que estarán entre 50 y 80% acordes con la edad.

Estos resultados evidencian como la edad en general influye en el pronóstico de supervivencia de los niños quemados. Sin obviar que estos resultados son producto de nuestras propias características y que pudieran no ser iguales en otros servicios o países.

 

CONCLUSIONES

La inclusión de la edad en el Indice Cubano de Pronóstico en niños nos permite tener un pronóstico más exacto de la evolución de estos pacientes.

Los niños, independientemente de la edad no deben tener fallecidos en los grupos de leves, menos graves, graves y muy graves.

La mortalidad esperada entre los pacientes críticos es de un 10% y en los críticos extremos oscila entre un 50 y un 80% según la edad del paciente.

Aplicando esta clasificación y tratando los pacientes según este pronóstico se logró disminuir la mortalidad general del servicio.

 

ABSTRACT

Classification and prognosis survival of the burned patient has been a preocupation in th management and treatment of it. But if we take into account that the bruned always present a major therapeutic complexity, it would be necessary to have in mind classications that include not only the body surface burned and deepeness but also other variables so important such as age which undoubtly affects in a significant way the evolution of the burned. In this study we show a new severity prognosis classification in the burned child that covers three variables, lesion extension, deepness and age. Departing from the mortality mean expected in the Cuban Index of prognosis, it was analyzed the sliding in each age group and after a mathematic study a constant K of age was determined . For carrying out this study, we used data of 1156 burned children admitted at our service.

DeCS: PROGNOSIS; SURVIVAL ANALYSIS; CHILD

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Berry CC, Wachtel TL. An analysis of factors wich predict mortality in hospitalized burns patients. Burn 1982; 9:38-45.
  2. Brianya ED. Leonardo A, Calvario A, Parisis D. Protocol for the treatmen of Burns patients admitted in to the Barl burn centre. Annals of the mediterranean burn club 1989; 2.
  3. Carol EH, Scott Conner, FACS. Wound closure Index: A guide to prognosis in burned patient. Jr Trauma 1986;26(2):123-7.
  4. Cirugía. Tomo I. Generalidades. Departamento de Cirugía. Escuela de Medicina. Universidad de La Habana: Ciencia y Técnica; 1969.
  5. Del Sol SA. Las Quemaduras y sus diferentes aspectos. La Habana: EditorialCientífico Técnica; 1990. P 24-5.
  6. Dubois D, Dubois EF. A height weight formula to estimate the surface of a man. Soc. Exp. Biol 1916;15:77-8.
  7. Grffiths RW, Laing JE. Burn injury in the aged patient. Burns 1981;7:365-9.
  8. Goldin Marshall D. Cuidados Intensivos en el paciente quirúrgico. La Habana: Ediciones Revolucionarias; 1984.
  9. Hardy JD. Problemas quirúrgicos graves. La Habana: Ediciones. Revolucionarias; 1985.
  10. Statiscal retrospective analysis of burn patient admitted to aubme between 1982-87 (towards a changing future in burn management) Annals of the mediterranean burn. Club 1989; 2(1).
  11. Kirschbaum Simon M. Quemaduras y cirugía plástica de sus secuelas. Barcelona: Salvat; 1968.
  12. Mahar M. Ancus, MD. and Davis M. Heinbach. .Causes of death and predictors in burned patients more than for years of age. Jr Trauma 1986;26(2):135-9.
  13. Roi LD. Flora JD, Davis, TM. Two new burn severity indices. J. Trauma 1983;23:1023-29.
  14. Salisbury RE. Manual de Tratamiento en las quemaduras. La Habana: Ediciones Revolucionarias; 1986.
  15. Wilkins EW. Medicina de urgencia. La Habana: Ediciones Revolucionarias; 1983.
  16. Ruza FT. Tratado de Cuidados Intensivos Pediátricos. 2ed. Madrid: Ediciones Doyma; 1994.