Revista Electrónica "Archivo Médico de Camagüey" 2002;6(4) ISSN 1025-0255

 

 

Hospital Provincial Docente Clínico Quirúrgico “Manuel Ascunce Domenech”

 

 

CÁNCER DE NOVO EN RECEPTORES DE TRASPLANTE RENAL. CAMAGÜEY. 1991-2000

 

 

Dr. Juan Manuel Jiménez Penela*; Dra. Niria Herrera Cruz** ; Dra. Mariela Mayo Nápoles*; Dr. Roberto Álvarez Hidalgo***

 

 

*     Especialista de I Grado en Nefrología

**   Especialista de II Grado en Nefrología

*** Especialista de I Grado en Inmunología.

 

 

RESUMEN

 

Se realizó un estudio descriptivo sobre la incidencia de cáncer de novo en los trasplantes renales del Servicio de Nefrología del Hospital “Manuel Ascunce Domenech”, en el período de 1991-2000 con el objetivo de determinar la incidencia del mismo en los receptores de trasplante renal, tiempo de aparición, causa de la insuficiencia renal crónica (IRC), tipo de donante, infecciones después del trasplante, compatibilidad, HLA y las causas de la pérdida de la función del injerto. El universo fue de 153 pacientes que recibieron un trasplante renal en el período antes mencionado y la muestra de 104. Se excluyeron 49 enfermos del universo por no ser factible evaluarlos por pérdida de la función del injerto o fallecer antes del año. Se empleó un modelo de encuesta para la recolección de los datos. La incidencia de cáncer de novo fue del 15.4 %. Predominó el sexo masculino y las edades de 46–55 años. Las glomerulopatías primarias y la nefropatía diabética fueron las causas principales de la IRC en los pacientes con y sin cáncer. La mayoría de los trasplantados recibieron un riñón de donante  cadáver  y estuvieron expuestos a las radiaciones solares. El cáncer más frecuente fue el carcinoma epidermoide, seguido por el linfoma no Hodgkin, carcinoma gástrico y carcinoma hepatocelular. Las infecciones más frecuentes fueron las virales como el papiloma virus humano y el herpes virus. Predominó una sola compatibilidad HLA en los diferentes tipos histológicos de cáncer. La causa más frecuente de pérdida de la función del injerto fue el rechazo agudo.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La frecuencia de cáncer en receptores de trasplante renal varía ampliamente dependiendo sobre todo del área geográfica. Puede llegar al 24 % si se contabilizan los cánceres de piel en zonas de riesgo (1). Cuando éstos son excluidos, la frecuencia de tumores malignos en trasplantados supone de un 3 a un 7 % (2). Penn calcula esta incidencia en 100 veces superior a la de una población general control. Por otra parte, esta incidencia sigue aumentando a lo largo de los años que siguen al trasplante. Aunque la mortalidad varía según el tipo de cáncer, en general es mucho más alta que la observada por los mismos tumores en el resto de la población (3).

La causa de los tumores es multifactorial. El problema fundamental es una alteración  del sistema  inmune en su función de inmunovigilancia (4).  Esto ocasiona mutaciones celulares potencialmente malignas que  no pueden ser detectadas y destruidas. Este mecanismo no explica del todo la aparición de procesos oncoproliferativos en los pacientes trasplantados, los cuales desarrollan “ciertos” tipos de tumores y no un incremento de otras neoplasias (1). Este efecto además se vería prolongado por la inmunodeficiencia ocasionada y mantenida por la uremia y el tratamiento inmunosupresor del postrasplante (5).

Todo paciente inmunosuprimido tiene riesgo de padecer infecciones por virus oncogénicos. Tumores frecuentes en el trasplantado han sido relacionados con una   causa viral, por ejemplo el papiloma virus y el cáncer de piel (6), el virus de la hepatitis B y el hepatocarcinoma (4). Muchas de las drogas inmunosupresoras utilizadas en el trasplante renal tienen un efecto neoplásico directo.

Birkeland encontró que la mayor incompatibilidad del sistema de histocompatibilidad humana (HLA) se correlacionaba con el desarrollo de tumores después del trasplante (7).

El tiempo de presentación del cáncer con respecto al momento del trasplante es variable, aunque se cree que los distintos factores oncogénicos tardan cierto tiempo en actuar, se han descrito neoplasias de novo meses y hasta años después del trasplante. La media de aparición del tumor después del trasplante oscila entre 50 y 60 meses. Las neoplasias de piel son las más frecuentes en los  trasplantados (80 %), sus variaciones están relacionadas con las zonas de alto riesgo basadas en la exposición solar. Existe una alta frecuencia de lesiones dérmicas premalignas como la hiperqueratosis (8). Todas las lesiones malignas de la piel se pueden observar en los trasplantados, pero así como el carcinoma basocelular es el más frecuente en la población general, en los trasplantados el que predomina es el espinocelular, que llega a alcanzar el 75 % de todas las neoplasias de piel.

Los linfomas son la segunda causa más frecuente asociada al trasplante renal con un 15 % de incidencia (1). Son los denominados reticulosarcomas, sarcomas inmunoblásticos, microgliomas, linfomas histiocíticos con un amplio espectro morfológico, y es excepcional la aparición de linfomas Hodgkin y mielomas. Otros tipos de cáncer como el cervicouterino se observan en el 18 % de las mujeres trasplantadas y alrededor del 75 % son lesiones in situ. Se han implicado a la Azatioprina y otros  inmunosupresores, en  los cambios del epitelio cervical, con aparición de atipias y displasias celulares. Los tipos de cáncer más frecuentes en la población general (próstata, colon, recto, pulmón y mama) ocurren con menor incidencia en los pacientes trasplantados, por el contrario el hepatoma y el carcinoma de tiroides son más frecuentes. (10)

La alta incidencia de neoplasias malignas en el trasplante renal, su posible prevención y tratamiento y el conocimiento de que no existe ninguna investigación precedente  respecto a esta temática en nuestra provincia, motivó la realización del presente trabajo.  El objetivo fue determinar la incidencia del cáncer de novo en  receptores de trasplante renal, según grupos de edades, sexo, causa de la insuficiencia renal crónica (IRC), tipo de donante y tiempo de trasplante; así como identificar los tipos de cáncer y el tiempo de aparición; describir las infecciones postrasplante, la exposición al sol y compatibilidad HLA en los pacientes con cáncer de novo. También se relacionó el  cáncer con el tiempo de tratamiento con Ciclosporina A y se enumeran las causas de pérdida de la función del injerto.

 

 

MÉTODO

Se realizó un estudio descriptivo de la incidencia de cáncer de novo en receptores de trasplante renal atendidos en el  servicio de nefrología del Hospital Provincial “Manuel Ascunce Domenech” de Camagüey  entre enero  de 1991 y diciembre de 2000. El universo estuvo constituido por 153  trasplantes renales realizados en ese período y la muestra por 104 pacientes trasplantados . El resto, 49 pacientes , falleció o perdió la función del injerto antes del año. Se incluyó  en la muestra  un receptor de donante vivo realizado fuera de nuestra institución.

 

Recolección y procesamiento de los datos:

Se confeccionó un registro de datos que fue llenado con las siguientes fuentes de información:

Se  incluyeron las siguientes variables:

  1. Características generales del individuo: edad, sexo.
  2. Causa de la insuficiencia renal crónica, tipo de donante y tiempo de trasplante.
  3. Tratamiento inmunosupresor y tiempo de terapia con Ciclosporina A.
  4. Infecciones después del trasplante, exposición al sol y número de compatibilidades HLA.
  5. Neoplasias de novo, tipos, tiempo de trasplante al aparecer el cáncer.
  6. Pérdida de la función del injerto y sus causas.

Los grupos de edades fueron clasificados de la siguiente forma:

15 – 25 ; 26 – 35 ;36 – 45 ; 46- 55 y más de 55 años.

Grupos según tiempo de trasplante:

  1. 1-5 años.
  2. 6-10 años

Grupos respecto al tiempo de terapia con Ciclosporina A:

Menor de 6 meses.

6 –12 meses.

13 – 24 meses.

Más de 24 meses.

El tiempo de aparición del cáncer de novo se dividió en los siguientes intervalos:

12 –24 meses.

25 – 36 meses.

37 –60 meses.

Más de 60 meses.

Las causas de infecciones después del trasplante fueron: bacterianas, virales, micóticas y parasitarias.

Los datos recopilados en el registro fueron procesados en paquetes estadísticos Epinfo 6

 

RESULTADOS

 

La muestra estuvo constituida por 104 trasplantados, de los cuales 88 no presentaban cáncer de novo (84.6 %), mientras que 16 si lo padecían  (15.4 %) ( tabla 1).

 

Tabla 1. Distribución de la población trasplantada con o sin cáncer

Grupos de

edades (años)

Trasplantados

sin cáncer

%

Trasplantados

con cáncer

%

Total

%

15 - 25

4

80.0

1

20.0

5

4.8

26 - 35

17

85.0

3

15.0

20

19.2

36 - 45

36

87.8

5

12.2

41

39.4

46 - 55

21

77.7

6

22.2

27

26.0

Más 55

10

90.9

1

9.1

11

10.6

TOTAL

88

84.6

16

15.4

104

100

 

 En la distribución  por grupos de edades se observa que el número mayor de trasplantados se ubicó entre 36 – 45 años con 41 casos (39.4 %), de ellos 36 (87.8 %) no presentaban cáncer y cinco si estaban afectados (12.2%). El segundo lugar lo ocupó el grupo de 46 - 55 años con 27 casos (26.0 %) de ellos  21 eran trasplantados sin cáncer (77.7%) y seis (22.2%) con cáncer.

Existió  predominio del sexo masculino con 84 paciente (80.8 %), de éstos 71 no tenían cáncer (80.7 %) y 13 presentaban neoplasias malignas (81.3 %).

Con respecto a la causa de la IRC, la nefropatía diabética ocupó el primer lugar con 33 pacientes (31.7%), seguida por las glomerulopatías primarias, con 28  (26.9 %)  y  la nefroangiosclerosis con 24 ( 23.1 %).

La distribución de los trasplantados de acuerdo con el  tipo de donante y el tiempo de trasplante resultó que de un  total de 104 trasplantados (67.9 %) que sobrevivieron luego del primer  año del trasplante, 103 resultaron ser receptores de donante cadáver y uno de donante vivo. De los 103 receptores donante cadáver, 69 que no tenían cáncer se ubicaron en el grupo de 1 – 5 años de trasplantados (78.4 %) y 19 de 6 – 10 años (21.6 %).  De los pacientes con diagnóstico de cáncer, 14 (93.3 %) se ubicaron en el grupo de 1 –5 años, mientras que sólo uno (6.7%) se encontró en el de 6 – 10 años, el cual se corresponde con el único trasplante donante vivo de la muestra.

En la tabla.2 se muestra al carcinoma epidermoide como el más frecuente entre los 12 y 24 meses posteriores al trasplante con cuatro pacientes (25 %). Siguieron el linfoma no Hodgkin, el carcinoma hepatocelular y el carcinoma gástrico con dos pacientes (12.5 %) cada uno, se encontraron además otros tipos histológicos.

 

Tabla 2. Distribución de los tipos histológicos de cáncer según tiempo de aparición

Tipo de Cáncer

Tiempo de Aparición (meses)

12 - 24

%

25 - 36

%

37 - 60

%

+ 60

%

Total

%

Carcinoma

Epidermoide

4

66.70

0

0.00

0

0.00

0

0.00

4

25.00

Linfoma

No Hodgkin

0

0.00

2

33.30

0

0.00

0

0.00

2

12.50

Carcinoma

Hepatocelular

0

0.00

1

16.70

1

33.30

0

0.00

2

12.50

Carcinoma

Gástrico

1

16.70

0

0.00

1

33.30

0

0.00

2

12.50

Adenocarcinoma

De Pulmón

0

0.00

1

16.70

0

0.00

0

0.00

1

6.30

Linfoma encefálico

Primario

0

0.00

1

16.70

0

0.00

0

0.00

1

6.30

Leucemia

Mieloide aguda

1

16.70

0

0.00

0

0.00

0

0.00

1

6.30

Sarcoma

De Kaposi

0

0.00

1

16.70

0

0.00

0

0.00

1

6.30

Carcinoma

Basal de piel

0

0.00

0

0.00

1

33.30

0

0.00

1

6.30

Carcinoma

Epidermoide de vulva

0

0.00

0

0.00

0

0.00

1

100.00

1

6.30

Total

6

100.00

6

100.00

3

100.00

1

100.00

16

100.00

 

La tabla.3  describe  la frecuencia de infecciones virales y bacterianas en los diferentes tipos de cáncer. De los cuatro carcinomas epidermoides hallados, dos presentaban el papiloma virus humano y uno padeció de una infección por citomegalovirus. El carcinoma hepatocelular estuvo asociado a infección por los virus de las hepatopatías B y C, así como  uno de los pacientes con linfoma no Hodgkin y otro con  diagnóstico de sarcoma de Kaposi presentaron  infección por herpes virus.

 

Tabla. 3 Infecciones después del trasplante y tipos de cáncer

 

Infecciones después del trasplante

TIPOS DE CÁNCER

Papiloma

virus

CMV*

Herpes

Virus

VHB

VHC

Infecciones

bacterianas

Sin

infecciones

Total

%

Carcinoma

epidermoide

2

1

0

0

0

0

1

4

25.0

Linfoma

no Hodgkin

0

0

1

0

0

0

1

2

12.5

Carcinoma

Hepatocelular

0

0

1

0

1

0

0

2

12.5

Carcinoma

Gástrico

0

0

0

0

0

1

1

2

12.5

Adenocarcinoma

de pulmón

0

0

0

0

0

0

1

1

6.3

Linfoma Encefálico

Primario

0

0

0

0

0

1

0

1

6.3

Leucemia

Mieloide aguda

0

0

0

1

0

0

0

1

6.3

Sarcoma

De Kaposi

0

0

1

0

0

0

0

1

6.3

Carcinoma

Basal de piel

0

0

0

0

0

0

1

1

6.3

Carcinoma

Epidermoide de vulva

1

0

0

0

0

0

0

1

6.3

TOTAL

3

1

3

1

1

2

5

16

100.0

 

 

De los cuatro pacientes con carcinoma epidermoide, tres estuvieron expuestos a los rayos solares.

La distribución de los diferentes tipos histológicos de neoplasias con respecto al número de compatibilidades HLA (tablas.4) refleja que 13 pacientes de 16, tenían sólo una compatibilidad HLA, dos tenían dos compatibilidades y uno más de dos.

 

Tabla. 4  Tipos de neoplasias y número de compatibilidades H. L. A

 

No. de Compatibilidades de H.L.A.

 

 

Tipos de

neoplasias

 

1

%

2

%

+ 2

%

Total

%

 

Carcinoma

Epidermoide

3

75.0

1

25.0

0

0.0

4

25.0

 

Linfoma

No Hodgkin

2

100.0

0

0.0

0

0.0

2

12.5

 

Carcinoma

Hepatocelular

2

100.0

0

0.0

0

0.0

2

12.5

 

Carcinoma

Gástrico

1

50.0

1

50.0

0

0.0

2

12.5

 

Adenocarcinoma

De pulmón

1

100.0

0

0.0

0

0.0

1

6.3

 

Linfoma encefálico

primario

1

100.0

0

0.0

0

0.0

1

6.3

 

Leucemia

mieloide aguda

1

100.0

0

0.0

0

0.0

1

6.3

 

Sarcoma

De Kaposi

1

100.0

0

0.0

0

0.0

1

6.3

 

Carcinoma

basal de piel

1

100.0

0

0.0

0

0.0

1

6.3

 

Carcinoma Epidermoide de Vulva

0

0.0

0

0.0

1

100.0

1

6.3

 

TOTAL

13

81.3

2

12.5

1

6.3

16

100.0

 

Otro factor  propuesto en la patogenia de estos tumores es la administración de Ciclosporina. Del total de 16 trasplantados con cáncer ocho ( 50 %) estuvieron bajo tratamiento con Ciclosporina A de 6 – 12 meses, y cinco ( 31.3%) de 13 – 24 meses. La mayor incidencia de carcinoma epidermoide de piel, linfoma no Hodgkin y carcinoma gástrico  apareció en los que recibieron tratamiento  de 6 – 12 meses.

Las causas de la pérdida de la función del injerto resultaron ser el rechazo agudo en tres pacientes, seguido por la nefropatía crónica del injerto en dos pacientes (33.3 %) y uno por  riñón no viable.

 

 

DISCUSIÓN

 

La frecuencia de cáncer de novo en los receptores de trasplante renal es variable, en dependencia de las diferentes áreas geográficas consideradas, oscilando entre 2 y 24 %, lo que coincide con esta investigación. (12, 13). Estas grandes variaciones vienen dadas por  la alta frecuencia de  los cánceres de piel en las zonas de riesgo. (1, 11)

El mayor número de trasplantados se ubicó en el grupo de 36 - 45 años por ser la IRC terminal una enfermedad que aparece en individuos jóvenes que  en ocasiones  padecieron enfermedades renales en la infancia y se presenta luego de los 30 años, lo que coincide con informes internacionales. (10)

Nótese que la incidencia de cáncer se encuentra en la década siguiente, de 46 – 55 años, en lo que influye la inmunosupresión de la enfermedad de base, que a medida que avanza la entidad aumenta, unido al tratamiento inmunosupresor aplicado a los pacientes trasplantados. (3,7,10)

En relación con el  sexo los resultados coinciden con los reportes donde se plantea que la IRC y el cáncer en el postrasplante renal son más frecuentes en el masculino. (11,12) Las causas de IRC son varias: la nefropatía diabética es frecuentemente la entrada a los programas de diálisis en todo el mundo. (11) En Estados Unidos se calcula que uno de cada cuatro pacientes que inician diálisis tienen como causa de su IRC la nefropatía diabética. (13-15) En nuestro país en el año 1991, los pacientes con nefropatía diabética representaban el 30 % de los pacientes en las unidades de diálisis, convirtiéndose en 1995 en la primera causa de IRC en nuestra provincia. (15) La nefroangioesclerosis y la glomerulopatía primaria constituyen la segunda y tercera causas de IRC en el mundo. Estos datos se comportaron de manera similar en los trasplantados sin cáncer, no ocurrió así en los pacientes con cáncer, en los que la nefropatía diabética ocupó el tercer lugar, la primera causa correspondió a  las glomerulopatías primarias con un total de siete. Esto se debe a que los diabéticos que son beneficiados con un trasplante renal, tienen mayor riesgo de fallecer por un accidente cardiovascular, cerebrovascular o por una infección sistémica, antes de que desarrollen un cáncer de novo, con una supervivencia del 48 % después del primer año del trasplante. (16)

La causa de la IRC puede estar en relación con la aparición del cáncer luego del trasplante, como por ejemplo: la relación existente entre la nefropatía por analgésicos y una mayor incidencia de tumores de las vías urinarias, así como la enfermedad renal poliquística autosómica dominante como linfomas. (6,12) No se encontró ningún estudio que tratara sobre la posible relación entre las glomerulopatías primarias como causa de IRC y la aparición del cáncer.

La supervivencia de los pacientes ha mejorado notablemente en las últimas décadas, debido en parte a la incorporación de la Ciclosporina la que ha elevado dicha supervivencia en un 10 – 15 % anual. (12, 17) Un comentario aparte merecen los trasplantes de donantes vivos, en los que además del tratamiento con Ciclosporina, la mayor compatibilidad HLA donante - receptor que presentan, posibilita que la supervivencia sea aún mayor que en el trasplantado donante cadáver, como se ilustró en el estudio.

La frecuencia de receptores con y sin cáncer es mayor en el grupo de 1 – 5 años de postrasplante porque se logra que un mayor número de pacientes alcancen los cinco años de promedio de función del injerto, la supervivencia actual es menor a medida que avanza el tiempo. La vida promedio de un trasplante renal es de nueve años, lo que puede explicar el predominio del grupo de 1 – 5 años en ambas muestras. (16)

Los linfomas son las neoplasias más frecuentes asociadas al trasplante, si se prescinde de las neoplasias de piel, el tipo histológico más frecuente es el linfoma no Hodgkin, que aparece alrededor de los 32 meses del trasplante renal. (18) lo que  concuerda con esta investigación.

Las neoplasias de piel son las más comunes en el postrasplante, con una frecuencia del 37 % observada en el Cincinnati Trasplant Tumor Registry. (18) Todas las lesiones malignas de piel aparecen luego del trasplante: carcinoma epidermoide, carcinoma basocelular, melanoma y enfermedad de Bowen. Respecto a los dos primeros, sus  características  los hacen diferentes a  los demás  tipos de cáncer de piel  sufridos por la población general. El carcinoma basal es más frecuente en la población no trasplantada; sin embargo en los receptores de trasplante renal el carcinoma epidermoide alcanza un predominio mayor (32.3 %). El tiempo de aparición de las neoplasias de piel oscila entre pocos meses después del trasplante hasta dos o tres años, lo que se corresponde con lo hallado en este estudio. (27) La azatioprina también se ha involucrado en la génesis del cáncer de piel posterior al trasplante renal, (10) pero como la  muestra de estudio fue tratada completamente con este medicamento no resultó significativo analizar lo antes planteado.

La incidencia de cáncer gástrico y hepatocelular se comportó de igual manera a la del linfoma no Hodgkin con dos pacientes  cada uno,  coincidente  con  un estudios japonés. (20)

El sarcoma de Kaposi representa el 3.2 % de todos los tumores del trasplantado y aparece alrededor de los 23 meses luego del trasplante. Se identificó un sólo paciente con esta entidad, cuyo tiempo de aparición fue igual  al reportado  por otro autor. (21)

El adenocarcinoma de pulmón es infrecuente en los trasplantados, cuya incidencia está en relación con factores como el hábito de fumar y la exposición a sustancias carcinogénicas como el asbesto; sin embargo, existen estudios donde éste se presenta con una frecuencia superior a la del linfoma. (22)

A pesar de que la causa de estos tumores es incierta, existen datos que sugieren la participación de virus oncogénicos en su aparición, como por ejemplo: virus de las hepatopatías B y C en la génesis del hepatocarcinoma, (23) virus de Epstein Barr y linfomas, (24) papiloma virus humano y cáncer de piel, región anogenital y cuello uterino, (6) así como se ha relacionado el sarcoma de Kaposi con infección por citomegalovirus y herpes virus  tipo 8. (21, 25)

El sarcoma de Kaposi es un tumor raro fuera del contexto del SIDA, en los Estados Unidos es la neoplasia más frecuente de los enfermos con SIDA. (26) Aparece fundamentalmente con lesiones en la piel o diseminadas y los pacientes que presentan lesiones de órganos internos fallecen. (27)

La causa exógena más aceptada de carcinoma epidermoide de piel es la exposición a la luz ultravioleta con la consiguiente lesión del DNA y la mutagenicidad. La luz solar, además de afectar al DNA, parece ejercer también un efecto inmunosupresor directo, al menos transitorio, que alteraría la función de vigilancia normal de las células de Langerhans , presentadoras de antígenos en la epidermis. (28)

 

Una de las maneras de evaluar el efecto antigénico del propio órgano trasplantado es mediante el estudio de la compatibilidad HLA. Birkenland reporta que la mayor incompatibilidad HLA se relaciona con el desarrollo de tumores después del trasplante (10), lo que concuerda con esta investigación.

Sobre la oncogenicidad de la Ciclosporina A se ha postulado la posibilidad de que sea la excesiva depresión de células T provocada, lo que condiciona una respuesta excesiva de células B, dando lugar a procesos linfoproliferativos. (10)

Los linfomas no Hodgkin son los tumores más frecuentes en pacientes tratados con ciclosporina A, seguido por el carcinoma de piel, sarcoma de Kaposi y cáncer de ovario, testículo y tiroides.(10)

Valderrábano y Anaya (10) plantean que la causa principal de pérdida de la función de riñones de donante cadáver continúa siendo el rechazo, lo que coincide invariablemente con lo encontrado en este  trabajo y en otros reportes internacionales. (28,29)

 

 

CONCLUSIONES

 

1.        La incidencia de cáncer de novo fue del 15.4 %.

2.        El mayor número de trasplantados sin cáncer estuvo entre 36 – 45. Mientras que los pacientes con cáncer estuvieron entre 46 – 55 años de edad. El sexo masculino predominó en ambos grupos.

3.        La nefropatía diabética ocupó el primer lugar como causa de IRC en los pacientes sin cáncer, así como las glomerulopatías primarias en los trasplantados con cáncer.

4.        La mayoría de los receptores eran de donante cadáver y predominó el grupo de 1 – 5 años de trasplantados.

5.        El cáncer más frecuente fue el carcinoma epidermoide, seguido por el linfoma no Hodgkin, carcinoma gástrico y el carcinoma hepatocelular.

6.        Las infecciones más frecuentes observadas fueron las virales con predominio del papiloma virus humano y el herpes virus.

7.        La  mayoría de los pacientes con cáncer de piel estuvieron expuestos a las radiaciones solares, así como se observó un predominio de una sola compatibilidad HLA en los diferentes tipos histológicos de cáncer.

8.        Predominó el número de neoplasias malignas en aquellos que fueron tratados con Ciclosporina A por un período de 6 a 12 meses.

9.       La causa más frecuente de la pérdida de la función del injerto fue el rechazo agudo, seguido por la nefropatía crónica del injerto.

 

 

ABSTRACT

 

A descriptive study about the incidnce  of novo cancer in kney transplants in the Nephrology serviceat “ manuelo Ascunce Domenech” hospital within  the period from 1991- 2000 was carried out with the aim of determining the incidence of it in kidney transplant receptors , time of ocurrence, cause of the chronic  renal  failure (CRF), type of donor, infections after transplant, compatibleness, HLA and infections the causes of losing the graft function. The universe was 153 patients who received a kidney transplant in the period before mentioned, and the sample of 104 patients. Fourty nine sick persons were excluded, because it was not possible to evaluate  them for  losing graft function or deceased before  the year . A survey model was used for collecting data. The novo cancer inicdence was of 15.4 % masculine sex and ages from 46 to  55 years prevailed. Primary glomerulonepathies and diabetic  nephropathy were the main  causes of CRF in patients with cancer or withoud it. The majority of transplanted received a kidney of  a cadaveric donor  and were exposed to sun radiations. Tne most frequent cancer was epidermoid carcinoma of ski, followed by  non Hodking lymphoma, gastric carcinoma and the hepatocellular. The most frequent infections were viral such as human papilloma virus andherpes virus. One compatibleness HLA prevailed  in different histologic types of cancer. The most frequent cause of losing graft function was that of acute rejection.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1.        Sheill AGR. Cancer following successful cadaveric donor renal trasplantation. Transplant. Proc.13:733-35.1981.

2.        London NJ. Farmery SM; Will EJ; Davison AM; Lodge JP. Risk of neoplasia in renal trasplant patients. Lancet 1995;346: 403 - 6.

3.        Penn I. Cancer is a complication of severe inmunosupression. Surg Gynecol Obstet 1986;162: 603 – 10.

4.        Sheill AGR. Cancer in organ trasplant recipients:part of an induced immune deficiency syndrome. BMJ 1984;288:659-61.

5.        Calero R, Robles NR, Junco E, Rengel M, Luño J, Valderrabano F.Tumores malignos en la uremia. Experiencia de once años. Nefrología 1990;10:77-83.

6.        Euvrards Chardonnet Y, Pouteil-Noble C, KanitakisJ; Chignol MC; Thivolet J; Touraine JL. Association of skin malignancies with various and multiple carcinogenic and non carcinogenic human papilloma viruses in renal trasplant recipients. Cancer 1993;72:2198-2206.

7.        Birkeland SA. Immune monitoring of tumor development after renal trasplantation.Cancer 1985;55: 988-94.

8.         Ferrandiz C; Fuentes MJ, Ribera M; Bielsai Fernández MT, Lauzurica R, Roca J. Epidermal dysplasia and neoplasia in kidney trasplant recipients .J Am Acad Dermatol 1995;33:590-96.

9.        Disler PB. McPhailap; Meyers AM, Myburg JA. Neoplasia after successful renal transplantation. Nephron 1981;29-119-123.

10.     Llach F, Valderrábano F. Insuficiencia renal crónica, diálisis y trasplante. Madrid: Editorial Doyma. 1997. p. 1681 – 85.

11.     Brenner B and Rector´s. The kidney. 5ta ed. Philadelphia. 1996. p. 2128.

12.     Herrera Valdés R. Temas de nefrología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 1991, 127-139.

13.     Mongensen CE, Mauer SM, Kjelstrad CM. Diabetic nephropathy. Disease of the kidney. 4th ed. Boston: Ed by R.W, Schrier. CW; 1998. p 2395-2437.

14.     Hirschl MM. Type II Diabetes Mellitus and chronic renal insufficiency: renal transplatation or haemodialysis treatment ? Nephrol Dial Transplant 1996; 11 [suppl 9]: 98 – 99.

15.     Berthaux F, Abramowisc D. Evaluation selection and preparation of the potencial transplant recipient. Diabetes Mellitus. Nephrol Dial Transplant 2000; 15 [suppl 7]: 21-3.

16.     Peterson PK, Balfour HJ. Fiver in renal transplant recipients: Causes, prognostic, significance and changing patters: at the university of Minnesota Hospital. Am J Med 1993; 71. 345- 51.

17.     Denton MD, Magee CC, Sayegh MH. Immunosuppressive strategies in transplantation. Lancet 1999; 353: 1083 – 91.

18.     Penn I. Cancers complicating organ transplantation. Nengl J Med 1990;323:1767-69.

19.     Bale AE. The nevoid basal cell carcinoma syndrome: genetics and mechanism of carcinogenesis. Cancer invest  1997;15: 180.

20.     Ochiai T, Asaro T, Isoro K. Development of malignancies in Japanese renal transplant recipients. Transplant Proc 1987; 19: 2967.

21.      Rodríguez Pérez JC. Kaposi sarcoma in renal transplantation. Dial – Transp 1998;17(2):101-3.

22.     Somet JM (ed): Epidemiology of Lung cancer. New York: Marcel Dekker;1994.

23.     Parfrey PS, Forber RDC. The clinical and pathology course of hepatitis B liver disease in renal transplant recipient. Transplantation 1994; 37: 461.

24.     Randhawa PS, Jaffe R, Demetres AJ. Expression of Epstein Barr virus – encoded small RNA in liver specimens from transplant recipients with post - transplantation lymphoproliferative disease. N Engl J Med 1992;323: 1710-14.

25.     Kemery L. Kaposi’sarcoma associated herpes virus- 8, a new virus in human pathology Am Ecod Dermatol 1997;37: 107.

26.     Nasti G. Malignant tumors and AIDS. Blomed Pharmacother 1997;51: 243.

27.     Robbins SL, Cotran RS, Kumar V. Patología estructural y funcional. 6ed. Madrid. 1999. p.1230-1330. 

28.     Almond PS, Matos A, Gillingham K. Risk factors for chronic rejection I renal allograft recipients. Transplantation 1993;55: 752-56.

29.     Basodonna GP, Matos AJ, Gilligham KJ. Early versus late acute renal allograft rejection: Impact on chronic rejection. Transplantation 1993;55:993-96.