Archivo Médico de Camagüey 2003;7(2) ISSN 1025-0255

 

 

Hospital Ginecobstétrico Docente Provincial “Ana Josefa Betancourt de Mora” Camagüey

 

 

CONSIDERACIONES DIAGNÓSTICAS DEL EMBARAZO ECTÓPICO

 

 

Dra. Yoandra Sánchez Casas*, Dra. Norma González Lucas**, Dr. Carlos Valera Valero*, Dr. Francisco Fernández Rodríguez*

 

 

*    Especialista de I grado en Ginecobstetricia

** Especialista de II grado en Ginecobstetricia

 

 

RESUMEN

 

Se realizó un estudio observacional descriptivo para determinar los procedimientos y medios diagnósticos aplicados en la detección del embarazo ectópico en el Hospital Ginecobstétrico Docente Provincial “Ana Josefa Betancourt de Mora” de Camagüey, en el período comprendido desde el 1 de enero de 1998 hasta el 30 de junio de 1999. De las 651 pacientes que ingresaron presuntamente con este diagnóstico, a 214 se les confirmó por estudio anatomopatológico y para procesar la información se emplearon métodos de estadística descriptiva, distribución de frecuencia y porcientos. La mayoría de las féminas contaban con edades entre 26 y 35 años, la enfermedad inflamatoria pélvica y los abortos inducidos fueron los antecedentes ginecológicos más comunes en el 29.44 y 13.8 % respectivamente, se destacó la asociación de dolor pélvico y retraso menstrual unido a exámenes abdominal y vaginal dolorosos con tumoración anexial. De las ecografías realizadas, el 99.08 % arrojó imágenes sugestivas de gestación ectópica; la culdocentesis resultó positiva en el 85.16 % y la laparoscopia alcanzó el 100 % de positividad. Se demostró relación entre el mayor tiempo transcurrido para el diagnóstico (pasados siete días) y la forma accidentada del embarazo ectópico.

DeCS. EMBARAZO ECTÓPICO/diagnóstico

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La gestación constituye una etapa del ciclo vital que en el ser humano se ha logrado conocer y profundizar con el decursar de los años y esto ha permitido describir la evolución del mismo a escala estructural y funcional mediante los métodos convencionales hasta los más sofisticados. A partir de estos estudios se pudo conocer que el blastocisto se implanta normalmente en la capa endometrial que reviste la cavidad uterina y cuando sucede en otra localización constituye un embarazo ectópico. 1

 Albucasis en el año 963 d.n.e describe por primera vez un embarazo extrauterino, el francés Bussiere lo reporta de forma íntegra en la necropsia de una mujer ejecutada en la guillotina (1693). A Hirose (1919), se le atribuye la demostración de un efecto trófico de fragmentos de tejido placentario humano sobre los ovarios y el útero del conejo, principio básico para el descubrimiento de la hormona del embarazo o gonadotropina coriónica humana (HCG) que ha ejercido su papel en el diagnóstico de gestaciones normales y patológicas. 2, 3

 

La frecuencia de embarazo extrauterino se ha triplicado en los últimos 20 años; Gaviño considera que se ha comportado como enfermedad epidémica en este decenio, a escala mundial su incidencia varía entre una mujer enferma por 50 a 300 nacidos vivos; en Cuba ascendió de 1 101 a 1 692 entre 1990 y 1995 lo que significó un 53.7 % de incremento y fue la causa del 11.8 % del total de muertes maternas directas ocurridas de 1985 a 1995.

 

En la maternidad de Camagüey, entre 1968 y 1972 se atendieron 202 pacientes portadoras de embarazo ectópico, diez años después, esta cifra había ascendido a 825, al final de la década del 80 superaba las 1 200 enfermas y más reciente, entre enero de 1997 y agosto de 2000, se han diagnosticado en 801 mujeres, que representa un compromiso eventual de la natalidad y un crecimiento sombrío de la población de este territorio; estas cifras dan la medida del problema de salud que aún constituye el embarazo ectópico en plenas puertas del siglo XXI. Esto resulta preocupante para el sistema de salud cubano, y como parte de él, nos motivamos a determinar cómo se establece el diagnóstico en nuestro medio, sobre la base del flujograma que se aplica en la provincia con este fin.

 

 

MÉTODO

 

Se realizó un estudio observacional descriptivo para determinar los procedimientos y medios diagnósticos aplicados en la detección del embarazo ectópico en el Hospital Ginecobstétrico Docente Provincial “Ana Josefa Betancourt de Mora”, Camagüey, en el período comprendido desde el 1ro de enero de 1998 hasta el 30 de junio de 1999. De las 651 pacientes que ingresaron presuntamente con este diagnóstico, a 214 se les confirmó por estudio anatomopatológico, las que conformaron el universo estudiado. Se confeccionó un formulario según las investigaciones revisadas y criterios de expertos (Anexo 2) al que se transcribió la información obtenida de los expedientes clínicos y entrevistas individuales, a partir de su realización se convirtió en el registro secundario de la investigación en el que se reflejaron las variables: edad, antecedentes ginecológicos, síntomas y signos clínicos, métodos diagnósticos empleados con sus resultados, y tiempo transcurrido entre la primera valoración y el diagnóstico definitivo. Los datos recogidos se procesaron en una microcomputadora Pentium 2 Acer, se utilizó el programa estadístico Excel del Paquete Microsoft Office 2000 y se emplearon los métodos de estadística descriptiva y distribución de frecuencia y porciento. Los resultados se expresaron en cuadros de contingencia.

 

 

RESULTADOS

 

El 65.42 % de las mujeres enfermas tenían entre 26 y 35 años de edad, seguido del grupo de 19 a 25 años.

 

Tabla 1. Comportamiento del embarazo ectópico por grupos de edades

Grupos de edades

No.

%

£ 18

13

6,07

19 – 25

36

16,83

26 – 35

140

65,42

³ 36

25

11,68

Total

214

100

Fuente: Formulario

 

Al identificar los antecedentes ginecológicos que pudieron condicionar el establecimiento de una gestación ectópica, se constató que el 68.69 % de las pacientes refería alguno de ellos, la EIP fue el antecedente más común (63) con un 29.44 %.

 

Tabla .2. Antecedentes ginecológicos en relación con los grupos de edades

 

Antecedentes

ginecológicos

Grupos de edades- años

Total

 

<18

19-25

26-35

> 36

No

%

Enf. Inflamatoria pélvica

 

6

12

39

6

63

29,44

Abortos inducidos

3

6

13

6

28

13,08

Embarazo ectópico

-

1

15

4

20

9,35

Dispositivos intrauterinos

2

2

12

3

19

8,88

Operaciones abdominales

1

3

6

1

11

5,14

Infertilidad

-

1

2

3

6

2,80

Salpingectomía parcial

bilateral

-

1

4

-

5

2,34

Uso de clomifeno

-

1

2

-

3

1,40

Fuente. formulario

 

La asociación de dolor pélvico y retraso menstrual presentes en 91 pacientes (42.52 %) unidos a la palpación abdominal y tacto vaginal dolorosos, representados en el 88.32 y 87.38 % respectivamente (189 y 187 féminas), predominaron en el interrogatorio y el examen físico de éstas.

 

Tabla 3. Elementos clínicos según descripción al ingreso

Síntomas y su asociación

No.

%

Dolor pélvico y retraso menstrual

91

42,52

Dolor pélvico, retraso menstrual y pérdidas sanguinolentas

75

35,05

Síntomas subjetivos de embarazo

63

29,43

Dolor pélvico y pérdidas sanguinolentas

35

16,35

Lipotimia

34

15,89

Dolor pélvico

13

6,07

Homalgia

12

5,61

Signos y su asociación

No.

%

Palpación abdominal dolorosa

189

88,32

Tacto vaginal doloroso

187

87,38

Tumoración anexial

153

71,49

Fondo de saco ocupado

35

16,35

Abdomen peritoneal

34

15,88

Shock

14

6,54

Fiebre

11

5,14

Fuente. formulario

 

De los medios diagnósticos aplicados en la detección del embarazo ectópico, la culdocentesis fue positiva en el 85.16 %, la laparoscopia alcanzó el 100 % de positividad y de 109 ultrasonidos realizados uno fue negativo (tabla 4).

 

Tabla 4. Medios diagnósticos aplicados y sus resultados

Medios diagnósticos n =214

Resultados
Total

 

Positivo

Negativo

 

No

%

No

%

No

%

Culdocentesis

1091

85,16

19

14,84

128

100

Ultrasonido

108

99,08

1

0,92

109

100

Laparoscopia

80

100

-

-

80

100

Punción –abdominal

13

86,66

2

13,13

15

100

Fuente: Formulario

 

Al relacionar el tiempo transcurrido para el diagnóstico y las formas definitivas de presentación (tabla 5), predominó el diagnóstico antes de los siete días de valorada en 118 féminas que representan un 55.14 %, y se realizó el diagnóstico después de los siete días en 96 pacientes con un 44.86 %, llamó la atención que de ellas el 70.83 % tuvieron un embarazo ectópico accidentado, lo que demuestra que es más frecuente el accidente de este evento cuanto más tiempo transcurra sin que se precise su diagnóstico.

 

Tabla 5. Relación entre el tiempo transcurrido para el diagnóstico de embarazo ectópico y las formas definitivas de presentación

Tiempo transcurrido

(días)

Formas de presentación

 

Total
Accidentados
No accidentados

 

No.

%

No.

%

No.

%

menos de 1

7

3,27

13

6,08

20

9,35

de 1 a 3

10

4,67

15

7,01

25

11,68

de 4 a 7

35

16,35

38

17,76

73

34,11

Más de 7

68

31,78

28

13,08

96

44,86

TOTAL

120

56,07

94

43,93

214

100

Fuente: Formulario.

 

 

DISCUSIÓN

 

En la bibliografía consultada 4, 5 se destaca el grupo de edad entre 25 y 34 años, lo cual se corresponde con lo expuesto en nuestro trabajo, esto se asocia a la etapa de mayor fertilidad en la mujer.

 

En el universo de estudio se destacó que muchas de las pacientes presentaban algún antecedente ginecológico que precedió la instalación de un embarazo extrauterino y predominó la enfermedad inflamatoria pélvica como el más común de ellos, lo que coincide con varios autores.6-8 Para Garay 5 las sinequias que se forman en la luz de la tuba como consecuencia de la lesión de la superficie de la mucosa, juegan un papel fundamental en el origen de estas gestaciones. Botella comenta que en la antigüedad, el número de mujeres sin hijos era mayor, pero así mismo era menor la cifra de embarazos ectópicos por obstrucción total de las trompas. 9, 10

Núñez, en su estudio de 300 mujeres con la misma entidad, encuentra que el 57 % presentaba retraso menstrual, que posteriormente ante la crisis o accidente se acompañó de un aumento de la intensidad del dolor secundario al aborto tubárico o a la ruptura de la trompa con la consecuente caída de sangre en el interior de la cavidad y la aparición de la hemorragia o manchado vaginal.11, 12 En el estudio de 214 féminas con la enfermedad, 153 (71.49 %) presentaron tumoración anexial tactable, signo de importancia en el diagnóstico de esta entidad.13

El ultrasonido por vía vaginal se comporta como un medio muy confiable para arribar al diagnóstico de la entidad que se estudia, lo que coincide con la bibliografía revisada .14-16

Se considera que la culdocentesis es la técnica de elección con que se cuenta en este medio para demostrar la presencia de un hemoperitoneo,17 el Dr. Nelson Rodríguez, 18 considera que el diagnóstico por laparoscopia es sencillo de realizar.

 

Aunque otros señalan que la forma de la trompa puede mostrar pocos cambios y alteraciones mínimas de coloración durante el inicio del embarazo, pasando inadvertida su localización anómala, detalles que aunque no frecuentes deben tenerse en cuenta.19, 20

 

Coincidimos con Marin 21, que establecer un diagnóstico temprano permite realizar un manejo oportuno y evitar al mismo tiempo un cuadro de descompensación y un futuro ensombrecido en la mujer.

 

 

CONCLUSIONES

 

1.         La mayoría de las féminas estudiadas se encontró en el grupo de edades de 26 a 35 años.

2.         La enfermedad inflamatoria pélvica y los abortos inducidos fueron los antecedentes ginecológicos más comunes.

3.         Se destacó la asociación de dolor pélvico y retraso menstrual unidos a exámenes abdominal y vaginal dolorosos, con tumoración anexial.

4.         El 99.0 % de las ecografías realizadas arrojo imágenes sugestivas de gestación ectópica.

5.         La culdocentesis resultó positiva en el 85.16 % y la laparoscopia alcanzó el 100% de positividad.

6.         Se demostró relación entre el mayor tiempo transcurrido para el diagnóstico y la forma accidentada del embarazo.

 

 

ABSTRACT

 

An observational descriptive study was performed  to determine procedures and diagnostic means applied  to the detection of ectopic  pregnancy  at  Ana Josefa Betancourt de Mora gineco-obstretic  hospital , Camagüey in the period  from January 1st , 1998 to june 30 th, 1999. Out of 651 patients who were admitted presumptively with this  diagnostic , 214 were confirmed  by anatomic pathologic study and  for processing information  descriptive statistic methods, frequency distribution  and percentage were used. The majority of women were aged among 26 and 35, pelvis inflammatory  disease and induced  abortions were the gynecologic  antecedents  more common in 29,44 and  13,8 % respectively, the association of pelvic and menstrual delay together  with painful abdominal  and vaginal  exams with anexial  tumor  were stressed. In the echo ectopic performed, 99,08 % showed images suggesting ectopic piegnancy, culdocentisis was positive  in 85,16 % and laparoscopy  reached 100 % o positivity. It was shown relation among the higher  time elapsed for the (diagnosis after seven days) and the accidented way of ectopic pregnancy.

DeCS: ECTOPIC PREGNANCY /diagnostic

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1-     Bustos L. Tratamiento laparoscópico conservador del embarazo ectópico bilateral. Ginec Obst Méx 1999; 66(1): 13-17.

2-     Martínez R y Col: Evaluación epidemiológica del diagnóstico y tratamiento del embarazo extrauterino. Ginec Obst Méx 1998; 66(1): 103-5.

3-     Fernández M, Hernández J, Molina C. Embarazo ectópico. Correlación de algunos factores. Rev Cub Obst Ginec 1996; 22(1): 5-10.

4-     Ghirardini G. The history of the diagnosis and treatment of ectopic pregnancy. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2000; 43(1):1-7.

5-       Garay G, Hernández J, Iñarra MJ, González JL. Tratamiento del embarazo ectópico en nuestro medio. Toko-Ginec Pract 1999; 58(2): 7-12.

6- Nilsa C, Ramírez MD. A recente five-year and review of the last 50 years literature. Int J Ginecol 1996; 41(10): 11-14.

7- Lugones M, Quintana T. Embarazo ectópico y atención primaria de salud. Rev Cub Med Gen Int 1998; 14(2): 111-12.

8- Montoya L. Embarazo ectópico en un programa de fertilización in vitro. Ginec Obst Méx 1996; 64(1): 471-75.

9-       Botella Llusia J, Clavero JA. Embarazo ectópico. T2. En: Tratado de ginecología. La Habana: Editorial científico Técnica; 1994.p. 393-413.

10- Montoya L. Embarazo ectópico en un programa de fertilización in vitro. Ginec Obst Méx 1998; 64(1): 471-75.

11- Marín C y Col. Estado actual del manejo conservador del embarazo ectópico. Ginec Obst Méx 1998; 64(1): 123-24.

12- Barrón VJ. Embarazo heterotópico con gestación intrauterina dicigótica después de transferencias de embriones en etapas de blastocito. Ginec Obst Méx 1999; 67(1): 169-71.

13-    Gaviño GF. Experiencia inicial con un esquema de minidosis única de methotrexate para el manejo de embarazo ectópico roto. Ginec Obst Méx 1999; 67(2): 234-37.

14- Dorfman SF. Death from ectopic pregnancy, United States 1979 to 1980. Obstet Gynecol 1983; 62(2): 344.

15- Téllez VS. Embarazo heterotópico después de inducción de la ovulación con citrato de clomifeno y prednisona. Ginec Obst Méx 1999; 67(1): 1-5.

16- Martínez M, Martínez O. Embarazo ectópico. Rev Cub Obst Ginec 1998; 24(1): 13-17.

17- Velázquez MR. Embarazo heterotópico, revisión de la literatura. Rev Inv Clin 1997, 44(2): 531-4.

18-    Rodríguez N. Embarazo ectópico. Rev Cub Obst Ginec 1995; 21(1-2): 3-7.

19- Núñez J. Embarazo ectópico en el Hospital “Manuel Noriega Trigo”. Rev Obst Ginec Venezuela 1998; 56(1): 7-12.

20-Espinosa PM. Embarazo heterotópico, informe de un caso y revisión de bibliografía. Ginec Obst Méx 1999; 67(1): 482-88.

21-    Marín C. Estado actual del manejo conservador del embarazo ectópico. Ginec Obst Méx 1999; 64(2): 123-24.