Revista “Archivo Médico de Camagüey” 2005, 9(6) ISSN 1025-0255

 

 

Hospital Provincial Docente Ginecobstetrico “Ana Betancourt de Mora” Camagüey.

 

 

ALGUNOS FACTORES DE RIESGO Y COMPLICACIONES  DEL EMBARAZO Y EL PARTO ASOCIADOS A LA MACROSOMÍA FETAL

 

 

Dr. Ernesto La Fontaine Terry*; Dra. Mayra Sánchez Lueiro**; Dr. Juan Carlos La Fontaine Terry***; Lic. Enf. Margelis Cutiño Guerra****

 

 

*             Especialista de I Grado en Obstetricia y Ginecología. Profesor Asistente.

**          Especialista de II  Grado en Obstetricia y Ginecología. Profesora Auxiliar.

***        Especialista de II Grado en  Pediatría.

****    Licenciada en Enfermería. Profesora Instructora.

 

 

RESUMEN

 

Se realizó un estudio observacional descriptivo con el objetivo de conocer el comportamiento de algunos factores de riesgo y complicaciones del embarazo y el parto asociados a la macrosomía fetal en el Hospital Provincial Docente Ginecobstétrico ”Ana Betancourt de Mora” de Camagüey, desde 1999 hasta el 2004. El universo de estudio estuvo constituido por 2 946 recién nacidos con peso igual o superior a 4000g y la muestra quedó representada por 150 neonatos. Los datos primarios fueron tomados del libro registro de partos e historias clínicas y llevados a una encuesta confeccionada según criterio de los autores y en correspondencia con el objetivo principal de la investigación. Se encontró que el 58.7 % de las mujeres presentaron edades entre 20 y 30 años, se observó el antecedente de un parto en el 45.3 % de ellas. El tiempo de gestación que prevaleció al parto fue entre 39 y 40.6 semanas, en el 70 % de los casos fue eutócico y se obtuvo un neonato con Apgar normal en el 98.7 % de los partos. La broncoaspiración de líquido amniótico meconial prevaleció como complicación en el 2.7 % de los recién nacidos.

DeCS: MACROSOMIA FETAL; FACTORES DE RIESGO; COMPLICACIONES DEL EMBARAZO; TRABAJO DE PARTO

INTRODUCCIÓN

 

El concepto de macrosomía fetal, según la mayoría de los autores, se basa en aquellos fetos que al momento del nacimiento alcanzan 4000g o más de peso.1,2 La causa de esta entidad no es del todo conocida, se invocan factores constitucionales, talla materna elevada, diabetes, multiparidad, obesidad materna, ganancia excesiva de peso por encima de 15 kg, la edad materna mayor de 30 años, un feto de sexo masculino, parto previo de un niño con peso superior a los 4000g, tabaquismo, raza, etnia y el embarazo prolongado, entre otros.3-5

Se puede conocer en trabajos realizados que no es infrecuente el nacimiento de niños macrosómicos, los que en ocasiones presentan morbilidad y mortalidad significativa, tanto fetal como materna.6, 7 La morbilidad de estos fetos aumenta en el momento del parto por causas traumáticas, se describe que el 50 % de los partos con un producto de la concepción macrosómico suelen ser distócicos.8, 9

El nacimiento de un niño hermoso es motivo de orgullo para padres y familiares; sin embargo, los obstetras y neonatólogos siempre temen a las complicaciones en el transcurso del parto de un macrofeto y las secuelas que puedan quedar ya que todo feto cuyo cálculo de peso alcance los 4200 g o más no debe ser sometido a un parto transvaginal, sino programarse una cesárea electiva para obtener un mejor pronóstico feto-materno.10

En nuestro medio observamos con cierta frecuencia partos de niños macrosómicos, en los cuales suelen presentarse complicaciones, lo que nos motivó a la realización de este trabajo para conocer el comportamiento de algunos factores de riesgo, complicaciones del embarazo y el parto asociados a la macrosomía fetal.

 

 

MÉTODO

 

Se realizó un estudio observacional descriptivo con el objetivo de conocer el comportamiento de algunos factores de riesgo, complicaciones del embarazo y parto asociados a la macrosomía fetal, en el Hospital Provincial Docente Ginecobstétrico ”Ana Betancourt de Mora” de Camagüey desde 1999 hasta el 2004. El universo de estudio estuvo constituido por 2 946 recién nacidos con peso igual o superior a 4000 g y la muestra quedó representada por 150 neonatos. Los datos primarios se obtuvieron del libro de registro de partos y las historias clínicas, se confeccionó una encuesta en correspondencia con el objetivo principal de la investigación y el criterio de los autores; las variables estudiadas fueron la edad, paridad, enfermedades y/o eventos obstétricos, el tiempo de gestación, modo del parto, puntaje de Apgar de los recién nacidos y complicaciones neonatales.

 

 

RESULTADOS

 

En el período estudiado se produjeron en nuestro hospital 39 997 partos, de ellos, en 2 946 recién nacidos su peso fue igual o superior a 4000g lo que representó el 7.36 %.

Según la edad materna predominaron los grupos de 20 a 30 años con 88 pacientes para el 58.7 %, por su parte las adolescentes con 17 señoras representaron el 11.3 % y las mujeres con 36 años y más 12 pacientes para el 8 %. Predominó el grupo con antecedentes de un sólo parto en 68 mujeres para el 45.3 %.

Con respecto a las enfermedades y/o eventos obstétricos predominaron la hipertensión arterial crónica y la rotura prematura de membranas con 24 (16 %) y 15 (10 %) pacientes, respectivamente (Tabla 1).

Tabla 1. Enfermedades y/o eventos obstétricos

Enfermedades

No.

%

Hipertensión arterial crónica

24

16.0

Rotura prematura de membranas

15

10.0

Asma bronquial

  9

  6.0

Diabetes gestacional

  6

  4.0

Anemia

  6

  4.0

Infección urinaria

  5

  3.3

Otros

  6

  4.0

Ninguna

79

 52.7

  Total

150

100.0

Fuente: Formulario

 

 

Con relación con el tiempo de gestación al parto predominó el grupo de 39 a 40.6 semanas de gestación con 65 señoras (43.3 %) (Tabla 2).

Tabla 2. Distribución según tiempo de gestación

Tiempo de gestación

No.

%

37-38.6 semanas

 9

 6.0

39-40.6 semanas

65

43.3

41-42.6 semanas

54

36.0

43 semanas y más

22

14.7

  Total

150

100.0

Fuente: Formulario

 

Se destacó  el parto eutócico en 105 pacientes para el 70 %, según  el modo del parto (Tabla 3).

Tabla 3. Distribución según modo del parto

Modo del parto

No.

%

Eutócico

105

70.0

Distócico

45

30.0

  Total

150

100.0

Fuente: Formulario

 

 

Se observó el puntaje del Apgar de los recién nacidos al minuto y a los cinco minutos, prevaleció el Apgar de 7 a 10 en 148 niños para un 98.7 % (Tabla 4).

Tabla 4. Distribución según puntaje de apgar

Apgar

Al minuto

Cinco minutos

No.

%

No.

%

0-3

-

-

-

-

4-6

   2

  1.3

  2

  1.3

7-10

148

98.7

148

98.7

  Total

150

100.0

150

100.0

Fuente: Formulario

 

Según las complicaciones neonatales la broncoaspiración de líquido amniótico meconial fue la más frecuente con cuatro neonatos (2.7 %) (Tabla 5).

 

Complicaciones

No.

%

Broncoaspiración de líquido amniótico meconial

4

2.7

Ictero grave

2

1.3

Depresión moderada al nacer

2

1.3

Distocia de hombros

2

1.3

Fractura de clavícula

1

0.7

Parálisis braquial

1

0.7

Neumonía congénita

1

0.7

Otras

4

2.7

Sin complicaciones

          133

           88.6

 Total

          150

         100.0

 Tabla 5. Distribución según complicaciones neonatales

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Formulario

DISCUSIÓN

 

Según el análisis de los resultados, los macrofetos predominaron en el grupo de edades de 20 a 30 años, lo que coincidió con la mayoría de la literatura revisada3, 4. Por su parte en las edades extremas de la vida fértil la incidencia fue baja.

Con respecto a la paridad predominó el grupo con antecedentes de un solo parto, mientras que las multíparas sólo representaron el 16 % del total de pacientes con niños macrosómicos. Estos resultados no coinciden con los de Wollschlaeger et al6 que refieren que en las pacientes multíparas es más frecuente la aparición de niños macrosómicos.

La hipertensión arterial crónica y la rotura prematura de membranas fueron las enfermedades y/o eventos obstétricos que prevalecieron, estos resultados son contradictorios a lo publicado por otros autores 11,12 quienes reflejan que la diabetes gestacional es una de las causas más frecuentes de niños macrosómicos, nuestro estudio sólo representó el 4 % del total de mujeres con macrofetos, probablemente esta baja incidencia sugiera un control metabólico adecuado. Obtener el control de la diabetes en el tercer trimestre no previene la macrosomía fetal y el fallo de éste se asocia a las alteraciones del crecimiento fetal, lo que aumenta la incidencia de este trastorno y del crecimiento intrauterino retardado.13.

El mayor número de gestantes tenían un embarazo a término, seguido por los embarazos postérminos. Estos resultados no coinciden con otros autores consultados, quienes plantean que los niños macrosómicos son más frecuentes en los embarazos postérminos; en nuestro estudio estos resultados probablemente se deban al protocolo de trabajo utilizado, tratando de que el embarazo no pase de las 42.3 semanas por la morbimortalidad fetal que trae aparejado.6

El parto eutócico se destacó como forma de terminar el embarazo, lo que demostró que en nuestro hospital la mayoría de los fetos con pesos corporales de 4000 g o más tienen su nacimiento por vía transvaginal. Estos resultados son contradictorios a los reportados por Parry et al14, los cuales plantean que a todo feto con cálculo de peso clínico y ultrasonográfico de 4 200g o más debe practicársele una cesárea para evitar complicaciones feto-maternas, lo que disminuye la morbimortalidad.15,16

Con respecto al Apgar de los recién nacidos al minuto y a los cinco minutos se obtuvieron buenos resultados, ya que el 98.7 % presentó un Apgar entre 7 y 10. En la literatura revisada se plantean resultados muy diversos, pero la mayoría insiste en el seguimiento periparto adecuado para la obtención de buenos resultados al nacimiento.6

La complicación neonatal que prevaleció fue la broncoaspiración de líquido amniótico meconial, en la literatura revisada se reporta mayor incidencia de depresión moderada y severa al nacer, así como aumento del trauma obstétrico fetal como la distocia de hombros y fractura de clavícula; sin embargo, en nuestra serie las mismas presentaron un porcentaje bajo.

 

 

ABSTRACT

 

An observational descriptive study was conducted at the Provincial Obstetrics and Gincecology  Hospital from 1999 to 2004 to assess risk factors and complications for pregnancy and parturition as associated to fetal macrosomia. The universe amounted to 2 946 newborns babies with weigh equal to or over 4000 grams and the sample embodied 150 cases. The sources for primary data were the parturition registration book and clinical records. A poll designed to fit the research goal showed that 58.7 % of women were aged 20-30 and 45.3 % had a previous parturition. The prevailing pregnancy period was 39 to 40.6 weeks. Parturition was eutocic in 70 % f cases. A newborns with a normal Apgar score was found in 98.7 % of parturitions. Meconial amniotic fluid bronchial aspiration prevailed as a complication in 2.7 % of newborns.

DeCS: FETAL MACROSOMIA; RISK FACTORS; PREGNANCY COMPLICATIONS; LABOR OBSTETRIC

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

  1. Manual de diagnóstico y tratamiento en Obstetricia y Perinatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2000. p. 233-36.
  2. Cunnigham FG, Mac Donald PC, Grant NF, Leveno KJ, Gilstrap LC, Hankins GDV, et al.  Williams Obstetricia. 20ed. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana; 1998. p. 771-81, 797-801.
  3. Scott JR, Di Saia PJ, Hammond ChB, Spellacy WN. Danforth. Tratado de Obstetricia y Ginecología. 8ed. México: Editorial McGraw-Hill Interamericana; 2000.p. 299-304, 457-76.
  4. Lepen CJ, Tinsit J Hauguelse Mouzon S. Etiopatogeny of fetal macrosomia. J Ginecol Obstet Biol Reprod 2000; 26 (suppl 1): 6-12.
  5. Leis-Márquez M, Guzmán-Huerta M. Efectos de la nutrición materna sobre el desarrollo del feto y la salud de la gestante. Rev Obst y Ginecol Méx 1999; 67(3):113-28.
  6. Wollschlaeger K, Nieder J, Kape I, Hartlein K. Study of fetal macrosomia. Orch Ginecol Obstet 1999; 263: 51-5.
  7. Angulo Vázquez J, Ornelas Alcántar J, Rodríguez Arias E, Iñigo Riesgo C, Torres Gómez L. Mortalidad materna en el Hospital de Ginecobstetricia del Centro Médico Nacional de Occidente. Rev. Obst y Ginecol Méx 1999; 67(9): 419-24.
  8. Manejo de las complicaciones del embarazo y el parto: guía para obstetrices y médicos. OPS. 2002.
  9. Hoveyda F, Mackenzie IZ. Secondary postpartum haemorrhage: incidence, morbidity and current management. BJOG 2001; 108: 927-30.
  10. Cabezas E, Casagrandi D, Santiesteban S, Urra R. Acciones para un parto seguro. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2003.p. 21-37.
  11. Palomar Morales M, Méndez J. La hipoglucemia como factor de riesgo sobre el desarrollo embrionario en diabetes mellitus. Rev Obst y Ginecol Méx 1999; 67(9): 425-32.
  12. Martínez Chéquer JC, Fiorelli Rodríguez S, Morán VC, Arreola Ortiz JF. La distribución del tejido adiposo y los niveles séricos de insulina en la mujer obesa que desarrolla diabetes mellitus gestacional. Rev Obst y Ginecol Méx 1999; 67(9): 442-48.
  13. Vynseynska A. The effect of selected factors on the birth weight of the newborns in gestational diabetes. Ginecol Pol 1999; 70(10): 679-88.
  14. Parry S. Ultrasonographic prediction of fetal macrosomia association with cesarean delivery. J. Reprod Med 2000; 45 (1):358-73
  15. Bonnar J.  Massive obstetric  haemorrhage. Rev Clin Obstet Gynaecol 2000; 14:1-18.
  16. Nava Flores J, Páez Angulo JA, Veloz Martínez G, Sánchez Valle V, Hernández Valencia M. Indicaciones y factores de riesgo para histerectomía obstétrica de urgencia. Rev. Obst y Ginecol Méx 2002; 70(6): 289-94.

 

Recibido: 1 de junio de 2005.

Aceptado: 3 de noviembre de 2005.