Archivo Médico de Camagüey 2005;9(2) ISSN 1025-0255

 

 

Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente “Manuel Ascunce Domenech”. Camagüey

 

 

CÁNCER  METASTÁSICO DE ORIGEN PRIMARIO DESCONOCIDO

 

 

Dr. Regino Rodríguez Acosta*; Dr. Jorge Carr González**; Dr. Carlos Sarduy Ramos**; Dr. Robert Téllez Velázquez**

 

 

*    Especialista de II Grado en  Medicina Interna. Profesor Asistente.

**  Especialista de I Grado en Medicina Interna.

 

 

RESUMEN

 

Se realizó un estudio para caracterizar pacientes fallecidos por cáncer metastásico de origen primario desconocido durante el quinquenio 1998-2002 en el Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente “Manuel Ascunce Domenech” de Camagüey. El universo ascendió a 57 fallecidos. Los principales síntomas fueron astenia, anorexia, dolor, pérdida de peso, náusea, disnea, palidez, tos, fiebre, vómitos y hemoptisis, en más del 50 % de los fallecidos. Las metástasis fueron fundamentalmente viscerales, en el hígado (40.4 %) y pulmón (31.7 %); además aparecieron en hueso (22.8 %) y encéfalo (15.8 %). El sitio primario del cáncer se conoció durante la necropsia en el 86 % se ubicó en páncreas, estómago, próstata, riñón y colon principalmente. El adenocarcinoma moderadamente diferenciado representó la variante histológica más frecuente. La supervivencia en la mayoría no sobrepasó los 12 meses.

DeCS: METÁSTASIS DEL NEOPLASMA; NEOPLASMAS PRIMARIOS DESCONOCIDOS

 

 

INTRODUCCIÓN

 

 No es raro que una enfermedad neoplásica maligna se manifieste por primera vez por metástasis  viscerales ó ganglionares sin ningún indicio  de localización del cáncer primario en la valoración inicial.1,2 Algunos autores plantean que no hay consenso en cuanto al grado de valoración  necesaria antes  de concluir que no es posible precisar el sitio  del cáncer primario;1 pero la mayoría de las autoridades concuerdan con  que deben llevarse a cabo una anamnesis minuciosa, examen físico cuidadoso, exámenes de laboratorio  y una radiografía de tórax.3 -5

Un estudio realizado en los EEUU en 302 enfermos con cáncer metastásico de origen primario desconocido (CMOPD) que fueron examinados después de la muerte, se identificó el sitio primario del cáncer en el 27 % durante la vida, en el 57 % en la necropsia y el restante 16 % no  se  pudo encontrar la neoplasia primaria; se plantea  que si no se realiza la necropsia no se descubre el cáncer primario hasta en un 70 u 80 % 1,6,7; aún no existe un acuerdo universal acerca de la incidencia de este síndrome, aunque varios autores1–3 sugieren que oscila del 3 al 10 %. En Cuba no existe una experiencia abarcadora de este síndrome; no obstante, en 1986 se realiza un estudio con 43 pacientes por Martínez González,8 para caracterizar su comportamiento. También Font Webb9 edita un trabajo con el objetivo de orientar la sistemática diagnóstica de este síndrome.

Un grupo de investigadores ha propuesto que el cáncer primario desconocido aparece por la expansión clonal a predominio de células malignas con fenotipo y genotipo  que favorecen la  habilidad metastásica,  pero no el crecimiento local, o simplemente que el tumor es muy pequeño o que fue realizada la extirpación previa de la neoplasia.1,2,10

La distribución de metástasis es claramente diferente en pacientes con CMOPD en quienes hay un origen primario conocido.2,7,10 El pronóstico de la mayoría  de los enfermos es desfavorable, no mayor de cinco años en aquellos cuyo tumor se limita a ganglios linfáticos periféricos.1,11,12

Dichos elementos motivan profundizar en las manifestaciones clínicas, conocer las distribuciones de la metástasis y el sitio primario del cáncer identificado en la necropsia, precisar los principales órganos metastizados,  así  como el diagnóstico  histopatológico y el tiempo de supervivencia de estos  enfermos ayudarán a caracterizar y comprender el comportamiento de este síndrome.

 

 

MÉTODO

 

Se realizó un estudio descriptivo para caracterizar pacientes fallecidos por cáncer metastásico de origen primario desconocido durante el quinquenio 1998-2002 en el Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente “Manuel Ascunce Domenech” de Camagüey.

La muestra de la investigación ascendió a 57 fallecidos con metástasis cuya neoplasia primaria fue desconocida en vida de los enfermos.

 

Criterio de inclusión

 

Ø       Aquellos con historias clínicas y exámenes complementarios inequívocos sobre la presencia de metástasis (única o múltiple) corroboradas por la necropsia.

 

Criterio de exclusión:

 

Ø       Pacientes con historias clínicas que no reflejaron una correcta valoración inicial.

 

Ø       Los menores de 15 años y a los que no se les realizó necropsia, así como los casos con  hemopatías malignas.

 

Control Semántico

 

Ø       Cáncer metastásico de origen primario desconocido.1,3  Enfermedad neoplásica  maligna que se manifestó por primera vez por metástasis viscerales y/o ganglionares sin ningún  indicio de localización del cáncer primario en la valoración inicial.

 

Ø       Valoración inicial.12 Fue considerada correcta cuando los pacientes tenían en sus historias clínicas las siguientes condiciones:

1.        Interrogatorio exhaustivo. 

2.        Examen físico completo.

3.        Exámenes de laboratorios indispensables. Hemograma con diferencial, funciones hepática y renal, y calcio sérico.

4.        Estudios imagenológicos: Como examen indispensable la radiografía de tórax, además de otros que tuvieran justificados por las manifestaciones clínicas (se incluye la tomografía computarizada  y exámenes  de medicina nuclear: gammagrafías y renografías).

5.        Estudios endoscópicos: En casos especiales justificados sólo por las manifestaciones clínicas  (panendoscopia, laparascopia y rectosigmoidoscopia o colonoscopia).

 

 

RESULTADOS

 

 En esta serie predominaron los pacientes con 60 años y más (59.6 %), mientras que, la frecuencia de pacientes estudiados fue similar en ambos sexos (femenino con 40 % y masculino 51).

Los principales síntomas y signos estuvieron representados por astenia (98.2 %), pérdida de peso (85.9 %) y náuseas (73.7 %). También se presentaron otros síntomas con frecuencias menores relacionados con las localizaciones de las metástasis o con el cáncer primario (Tabla 1).

 

Tabla 1. Principales síntomas y signos

Síntomas

No

%

Astenia

56

98.2

Anorexia

54

94.7

Dolor

52

91.2

Pérdida de peso

49

85.9

Náuseas

42

73.7

Disnea

38

66.7

Palidez cutáneomucosa

36

63.2

Tos

33

57.9

Fiebre

32

56.1

Vómitos

30

52.6

Hemoptisis

30

52.6

Hepatomegalia

28

49.1

Mareos

26

45.6

Íctero

17

29.8

Fuente. Encuesta.

 

La distribución de la metástasis fue predominantemente visceral (61.4 %), seguidas por aquellas de localización visceral y ganglionar (24.6 %). Mientras que los principales sitios primarios del cáncer, identificados después de la necropsia, fueron el páncreas (24.6 %), estómago y próstata  (8.8 %), riñón  y colon con el 7 % para cada uno. En el caso de los cánceres  prostáticos  y renales las metástasis  sólo fueron viscerales. Debe destacarse que aún después de la necropsia no fue posible identificar el cáncer primario en el 14 % del universo (Tabla 2).

 

Tabla 2. Sitio primario del cáncer y distribución de las metástasis

Sitio primario del cáncer

Distribución de las metástasis

Visceral

Visceral y ganglionar

Ganglionar

Total

No

%

No

%

No

%

No

%

Páncreas

10

17.5

3

5.3

1

1.8

14

24.6

Estómago

2

3.5

2

3.5

1

1.8

5

8.8

Próstata

5

8.8

-

-

-

-

5

8.8

Riñón

4

7

-

-

-

-

4

7

Colon

1

1.8

2

3.5

1

1.8

4

7

Pulmón

-

-

2

3.5

-

-

2

3.5

Útero

2

3.5

-

-

-

-

2

3.5

Ovario

-

-

2

3.5

-

-

2

3.5

Otros

5

8.8

2

3.5

4

7

11

19.3

Primario Desconocido

6

10.5

1

1.8

1

1.8

8

14

Total

35

61.4

14

24.6

8

14

57

100

Fuente: Encuesta.

 

Las principales metástasis con el sitio primario del cáncer se presentaron en el hígado, el pulmón; los huesos y el encéfalo, que fueron los principales órganos afectados con un 40.4, 31.7, 22.9 y 15.9 %, respectivamente. En el caso de las metástasis hepáticas el sitio primario del cáncer fue en el páncreas (8.8 %), seguido por el estómago, próstata y cáncer primario desconocido, con un 7 % para cada uno. Para las metástasis pulmonares la próstata constituyó el fundamental sitio primario (8.8 %) y luego el riñón (7 %); mientras que en las metástasis óseas fue el páncreas (17.5 %). En el caso de las metástasis encefálicas lo más significativo fue que en la mayoría de los pacientes (8.8 %) no se pudo precisar el sitio primario del cáncer aún después de la necropsia (Tabla 3).

 

Tabla 3. Metástasis según localización de los sitios primarios de cáncer

 

Sitio primario

Metástasis

Hígado

Pulmón

Hueso

Encéfalo

No

%

No

%

No

%

No

%

Páncreas

5

8.8

3

5.3

10

17.5

-

-

Estómago

4

7

-

-

1

1.8

3

5.3

Próstata

4

7

5

8.8

1

1.8

-

-

Riñón

3

5.3

4

7

1

1.8

1

1.8

Colon

3

5.3

3

5.3

-

-

-

-

Desconocido

4

7

3

5.3

-

-

5

8.8

Total

23

40.4

18

31.7

13

22.9

9

15.9

 

Al distribuir los pacientes según la histopatología del cáncer metastásico y del primario se obtuvo que el adenocarcinoma moderadamente diferenciado fue la variante más frecuente, tanto en el cáncer metastásico (37.5 %) como en el primario conocido después de la necropsia (20.4 %) (Tabla 4).

 

Tabla 4. Histopatología del cáncer metastásico y del primario conocido

Histopatología

No

5

Cáncer metastásico

8

14

Adenocarcinoma moderadamente diferenciado

3

37.5

Carcinoma bien diferenciado

2

25

Cáncer primario conocido

49

80

Adenocarcinoma moderadamente diferenciado

10

20.4

Adenocarcinoma poco diferenciado

4

8.2

Carcinoma diferenciado

3

6.1

Carcinoma epidermoide

3

6.1

Fuente: Encuesta.

 

En cuanto al tiempo de supervivencia, luego del diagnóstico del cáncer metastásico, en el 77.2 % fue de doce meses, aunque dentro de este período la mayoría de los fallecidos vivió durante los primeros cuatro meses (35.1 %) (Tabla 5).

 

Tabla 5. Tiempo de supervivencia luego del diagnóstico de las metástasis

Tiempo de supervivencia

(meses)

No

%

0-4

20

35.1

5-8

16

28.1

9-12

8

14

13-16

5

8.8

17 y más

8

14

Total

57

100

Fuente: Encuesta.

 

 

DISCUSIÓN

 

El CMOPD es una entidad relativamente frecuente que en algunas series alcanza del 3 al 10 % de todos los cánceres.1  Sus características fundamentales son la ausencia clínica del tumor primario, patrón metastásico impredecible y la agresividad, por lo que sus manifestaciones clínicas dependen del sitio de la metástasis; el 60 % de estos enfermos presenta más de dos localizaciones  al diagnóstico.1-4 El  deterioro del estado general, la anorexia, astenia, pérdida de peso, palidez  cutáneomucosa, el dolor y la fiebre, constituyen los síntomas acompañantes más  habituales.2,6,13 Moreno Nogueira et al 2 encuentran en sus series hepatomegalias en un 37 % de los casos; dolor en el 26 % (fundamentalmente óseo), manifestaciones respiratorias entre el 18 y 27 %, además de ascitis, íctero, convulsiones (17 %) y tos. Resultados similares se encontraron en esta investigación aunque con porcentajes superiores. Barry et al. 10 opinan que la presentación clínica de pacientes con CMOPD es en extremo variada, lo cual justifica cualquier diferencia porcentual entre las manifestaciones clínicas, ello también depende de la extensión de la enfermedad en el momento del diagnóstico.

La distribución del cáncer primario conocido después  de la necropsia es diferente a las de los cánceres evidentes,12 en la investigación cubana de Martínez González8 en la década de los 80 los principales sitios primarios fueron pulmón, ganglio, tiroides y páncreas; sin embargo, series recientes arrojan resultados similares a los encontrados en el presente estudio, por ejemplo,  investigaciones norteamericanas y españolas1,2 plantean  que el lugar más común del tumor primario es el páncreas (26.5 %); para otros las localizaciones pulmonar y hepatobiliar se encuentran en segundo lugar lo cual no fue corroborado en este trabajo, pues esta posición la ocuparon el estómago y la próstata.

Varios autores4,6,14 coinciden  en que el estudio postmorten logra identificar del 30 al 80 % de los tumores primarios responsables del CMOPD; no obstante,  aproximadamente en el 16 % de los fallecidos no se logra diagnosticar el sitio primario, lo cual puede ser explicado por regresión espontánea  del tumor primario o porque éste fuera tan pequeño que no se pueda identificar incluso en la autopsia.2,3

Autores consultados3,7,13 coinciden  con los resultados de esta serie al señalar que la distribución visceral de la metástasis es la más frecuente, oscila entre 63 y 86 %, seguidos por aquellas de localización ganglionar; aunque en esta investigación se ubicó en el  tercer lugar. Barry et al10 plantean que las vísceras más frecuentes afectadas son el pulmón e hígado. Otros autores3,7,13 también informan la pleura (12 %) y la piel (9 %). Hay que tener presente que la metástasis del  CMOPD  tiene  un comportamiento diferente a  la de los cánceres manifiestos, por ejemplo, las metástasis óseas no son comunes en el cáncer pancreático obvio, igual ocurre con las  metástasis pulmonares o hepáticas que son raras en el cáncer prostático conocido, no  así en el que está clínicamente oculto.1,2

Daugaard 15 plantea que basado en el aspecto obtenido con hematoxilina y eosina el patólogo  regularmente es capaz de  dilucidar si la neoplasia es metastásica o primaria; los hallazgos histológicos más  comunes encontrados en la literatura son los adenocarcinomas bien diferenciados y moderadamente diferenciados hasta el 60 %. Se recomienda para los pocos diferenciados la inmunohistoquímica, microscopía  electrónica y análisis citoquímico.16-18

En general para la mayoría de los enfermos de CMOPD el pronóstico es desfavorable, con una supervivencia media de cinco a diez meses, la totalidad de los informes revisados plantea una mortalidad superior al 70 % durante el primer año del diagnóstico.12,19,20 La supervivencia varía en los siguientes subgrupos  y depende de factores pronósticos  reconocidos como son la histología, la quimiosensibilidad, el sexo, masa tumoral, los órganos afectados y condiciones subyacentes de los enfermos.12,19,20 Sin embargo, Shahab12 plantea que un grupo de pacientes puede lograr una vida prolongada en dependencia del tipo histológico y del esquema terapéutico que se  emplee.

 

 

CONCLUSIONES

 

1.        El 50 % del universo presentó astenia, anorexia, dolor, pérdida de peso, náuseas, disnea, palidez, tos, fiebre, hemoptisis y vómitos.

2.        Predominó la metástasis de localización visceral, cuyos sitios primarios del cáncer identificado en la necropsia fueron el páncreas, estómago, próstata, riñón y colon; sin embargo, una octava parte de los pacientes se mantuvo con el criterio de CMOPD aún después de la necropsia.

3.         El adenocarcinoma moderadamente diferenciado representó la variante histológica más frecuente. La supervivencia en la mayoría de estos pacientes no superó los 12 meses.

 

 

ABSTRACT

 

A study was carried out to characterize patients deceased for metastatic cancer of primary unknown origin during the quinquennium 1998-2002 in “Manuel Ascunce” Provincial Hospital of Camagüey. The universe rose to 57 deceased. The main symptoms were mainly visceral (61.4 %), among them liver (40.4 %) and lung (31.7 %); desides   bone (22.8 %) and brain (15.8 %). The primary site of cancer was known during necropsy in the 86 %, located fundamentally in pancreas, stomach, prostate, kidney and colon. The adenocarcinoma moderately differentiated represented the most frequent histologic variant. Survival in the majority of theses patients did not surpass the 12 months.

DeCS: NEOPLASMS METASTASIS; UNKNOWN PRIMARY NEOPLASMS

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1-       Ihde DC.  Estudio del paciente con cáncer metastásico de sitio primario desconocido. En: Bennett JC, Plum F, editores. Cecil. Tratado de Medicina Interna. Vol 2. Ciudad de La Habana: Editorial de Ciencias Médicas; 1998. p. 1211-4.

2-       Moreno Nogueira AJ, Gavilán F, Rey C, Dorta Delgado FJ. Cáncer metastásico de origen primario desconocido. En: Oncología médica. T 2. Barcelona: Editorial Masson; 1999. p. 1501-14.

3-       Mortimer JE, Arquette MA. En: Carey CF, Lee HH, Woeltje KF, editores. The Washington manual of medical therapeutics. 30 Ed. St. Louis: Lippincott–Raven; 1999. p. 379 – 81.

4-       Steckel RJ, Kagan AR. Diagnostic persistence in working up metastatic cancer whith an unknown primary site. Radiology 1990;134:367-71.

5-       Motzer RJ, Rodríguez E, Reuter VE. Molecular and cytogenetic studies in the diagnosis of patients with poorly differentiated carcinomas of unknown primary site. J Clin Oncol 1995;13:274.

6-       Le Chevalier T, Cuitkovic E, Caille P. Early metastatic cancer of unknown primary origen at presentation: a clinical study of 302 consecutive autopsied patients. Arch Intern Med 1998;148:2035.

7-       Cesne A, Le Chevalir T, Caille P.  Metastases de cancer, point depart inconnu: enseignement of 302 autopsies. Press Medicale 1999;20:1369–73.

8-       Martínez González J. Estudio de 43 pacientes con tumores metastásicos con primitivo desconocido. Rev Cubana Oncol 1986;2(3):317–26.

9-       Font Webb F, Díaz Salas, Pérez Solano. Sistemática  diagnóstica frente a una metástasis con tumor primario desconocido. Rev  Cubana Oncol 1989;5(1-2):9-15.

10-    Barry C, Lembersky, Thomas LC. Unknown primary site metastatic. Clin Med Norteam 1996;1:145-62.

11-    Van Der Gaast A, Verweiji J, Planting A. Simple pronostic model to predict survival in patients with undifferentiated carcinoma of unknown primary site. J Clin Oncol 1995;13:1720.

12-    Shahab N, Perry M. Metastatic cancer unknown primary site [en línea].  2002 [fecha de acceso: 17 de septiembre del 2002]. URL disponible en: http://www.emedicine.com/med/topic1463.htm#septionbibliography

13-    Hess KR, Abbruzzese JL, Hess KR. Unknown primary carcinoma natural history and prognostic factors in 657 consecutive patients. J Clin Oncol 1994;12:1272.

14-    Didolkar MS, Fanous N, Elias Eg. Metastatic carcinomas from occult primary tumors: study of 254 pacients. Ann Surg 1977;186:625.

15-    Daugaard G. Unknown primary tumours. Cancer Treat Rev 1994;20:119.

16-    Cotian RS, Kumar V, Collins T. Robbins. Patología estructural y funcional. 6 ed. Madrid: McGraw–Hill Interamericana; 2000. p. 81-3.

17-    Nystrom JS, Weiner JM, Heffeldfinger JJ. Metastatic and hitologic presentation in unknown primary cancer. Semi Oncol 1999;4:53–8.

18-     Makay B, Ordoñez NG. Pathological evaluation of neoplasm with unknown primary tumor site. Semi Oncol 1993;20:206.

19-    Mayordomo JI, Guerra IM, Guijarro C. Neoplasm of unknown primary site: a clinicopathological study of autopsied patients. Tumor 1993;79:321.

20-    Murphy GP, Lawrence W, Lenhard RE. Clinical oncology. 2 ed. Vol 2.,  Georgia (Atlanta): American Cancer Society; 1995. p. 714–8.

 

 

Recibido: 22 de octubre de 2003.

Aceptado: 26 de abril de 2004.

 

 

Dr. Carlos Miguel Sarduy Ramos. Calle Santa Rosa # 23, Camagüey. CP 70100. Cuba.  mcarlos@shine.cmw.sld.cu