Revista “Archivo Médico de Camagüey” 2005;9(5) ISSN 1025-0255

 

 

Hospital Provincial Docente Ginecoobstetrico“Ana Betancourt de Mora” Camagüey.

 

 

COMPORTAMIENTO DEL POLIHIDRAMNIOS EN NUESTRO MEDIO

 

 

Dr. Santiago Palacio Álvarez*; Dr. Ernesto La Fontaine Terry**; Dra. Mayra Sánchez Lueiro ***; Dra. Josefina Amil Bacallao****

 

 

*             Especialista de I Grado en Obstetricia y Ginecología.

**        Especialista de I Grado en Obstetricia y Ginecología.  Profesor Asistente.

***      Especialista de II Grado en Obstetricia y Ginecología.  Profesora Auxiliar.

***      Especialista de  I Grado en Obstetricia y Ginecología.  Profesora Instructora.

 

 

RESUMEN

 

Se realizó un estudio observacional-descriptivo a 55 embarazadas con polihidramnios atendidas en la consulta de genética–embarazo y que ingresaron en el Hospital Provincial Docente Ginecoobstétrico “Ana Betancourt de Mora” en Camagüey durante los años 2002-2003, para conocer el comportamiento del mismo en nuestro medio. Se analizaron distintas variables y concluimos que el 69.1% de las pacientes tenían entre 20-34 años, de ellas 29 presentaron partos anteriores para el 52.7 %. La rotura prematura de membranas y el parto pretérmino en 13 y 10 pacientes respectivamente estuvo presente como complicación del embarazo. El hidramnios ligero se encontró en el  56.3 % de la gestantes. El diagnóstico se realizó clínico y ultrasonográfico después de las 20 semanas (72.7 %). El 38.2 % de las pacientes interrumpieron el embarazo por solicitud propia debido a malformaciones y el 43.6 %  llegaron al término. Terminaron el parto por cesárea 31 pacientes para el 56.3 %. Las malformaciones congénitas y las muertes con seis neonatos para el 10.9 % respectivamente fueron las causas de morbimortalidad neonatal más frecuente.

DeCS: POLIHIDRAMNIOS

 

INTRODUCCIÓN

 

El líquido amniótico rodea al feto intraútero y cumple funciones importantes como la protección contra traumatismos, propiedades antibacterianas, asegura la hidratación del feto, suministra sales minerales y nutrientes para su desarrollo, facilita los movimientos fetales  evitando las adherencias a la membrana amniótica, permite además el desarrollo del sistema músculo-esquelético fetal y del tubo digestivo, así como la maduración  y desarrollo pulmonar.1 Durante la primera mitad del embarazo es una constante determinada por el desarrollo embrionario, mientras que en la segunda mitad es derivado  del metabolismo  materno-placentario-fetal.2

El líquido amniótico está constituido por agua, electrólitos, substratos, fosfolípidos y hormonas, se produce en la membrana amniótica, piel, orina, líquido pulmonar fetal, y en menor cuantía por la secreción de las cavidades nasales.3 Además se encuentra en constante renovación y eliminación (deglución fetal y absorción hacia la sangre por vía intramembranosa).4, 5

El volumen de líquido amniótico se mantiene por un balance entre la producción y la absorción, aumenta conforme avanza el embarazo.6 Durante el segundo trimestre incrementa 10ml diario, alcanza 500ml a las 20 semanas, aumenta hasta 1000ml a las 34 semanas y disminuye 800-900ml al término del embarazo. Si aumenta entre 1500-2000ml hay exceso de líquido y por encima de dos litros  se designa como polihidramnios o hidramnios y puede ser agudo o crónico.3, 7

El embarazo con polihidramnios constituye un riesgo tanto para la madre (distocia en el parto, cesáreas, sangramiento postparto) como para el feto (parto pretérmino, crecimiento intrauterino retardado, rotura prematura de membranas, prolapso del cordón, presentaciones anómalas, hematoma retroplacentario, malformaciones y muertes).8, 9

El diagnóstico se realiza por el examen físico del abdomen de la paciente y la medición del volumen de líquido amniótico por ultrasonido.2, 7, 10

Teniendo en cuenta la incidencia del polihidramnios y su relación con la morbilidad materno- fetal, nos motivamos a realizar un estudio para determinar el comportamiento del mismo en nuestro medio.

 

 

MÉTODO

 

Se realizó un estudio observacional-descriptivo a 55 embarazadas con polihidramnios, las cuales  fueron atendidas en la consulta de genética-embarazo e ingresaron en el Hospital Provincial Docente Ginecoobstétrico “Ana Betancourt de Mora” de Camagüey durante los años 2002-2003.

El universo de estudio y la muestra coincidieron, estuvo constituido por 55 pacientes con líquido amniótico igual o mayor que 2000ml. El dato primario se recogió del libro registro de la consulta de genética-embarazo. Se revisaron posteriormente las historias clínicas y la información se detalló en un formulario diseñado al efecto con las siguientes variables: edad y paridad, enfermedades y /o eventos obstétricos, tiempo de gestación e índice de líquido amniótico, solicitud de interrupción de embarazo, afecciones obstétricas  y morbimortalidad de los recién nacidos.

 

 

RESULTADOS

 

Con respecto a la relación edad y paridad, predominó el grupo de edades comprendido entre 20-34 años con 38 gestantes para el 69.1%, de ellas 29 mujeres (52.7 %) tuvieron partos previos y 9 señoras (16.4 %) eran nulíparas. Por su parte las adolescentes con cinco pacientes representaron el 9.1% del total de pacientes afectadas, las mismas eran nulíparas, mientras que 10 mujeres con más de 35 años presentaron partos previos (18.2 %) (Tabla 1).

 

Tabla 1. Relación edad y paridad

Edad

Nulíparas

Primer parto

Segundo o más partos

Total

Años

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

15-19

5

9.1

-

-

-

-

5

9.1

20-24

3

5.5

4

7.3

2

3.6

9

16.4

25-29

2

3.6

7

12.7

5

9.1

14

25.5

30-34

4

7.3

9

16.4

2

3.6

15

27.2

35-39

2

3.6

7

12.7

3

5.5

12

21.8

Total

16

29.1

27

49.1

12

21.8

55

100.0

Fuente: Formulario.

 

 

 En las enfermedades y/o eventos obstétricos predominaron las roturas prematuras de membranas y el parto pretérmino con 13 (23.7 %) y 10 (18.2 %) señoras, respectivamente (Tabla2).

 

Tabla 2.  Enfermedades y/o eventos obstétricos

Enfermedades

Números

%

Rotura prematura de membranas

13

23.7

Parto pretérmino

10

18.2

Hipertensión crónica

8

14.5

Crecimiento intrauterino retardado

5

9.1

Hipotiroidismo

4

7.3

Diabetes gestacional

4

7.3

Enfermedad vascular hipertensiva del embarazo

3

5.5

Anemia

2

3.6

Gestorragia de la segunda mitad

2

3.6

Isoinmunización

2

3.6

Otras

2

3.6

Total

55

                  100.0

Fuente: Formulario.

 

 

Se observó la relación del tiempo de gestación y el índice del líquido amniótico, predominó el tiempo de gestación de 20-27 semanas con un líquido amniótico entre 25-30 ml en 24 pacientes para el 43.6 %. Por su parte el hidramnios ligero (25-30ml) fue mayor en el estudio con 31 mujeres para el 56.3 % de las gestantes (Tabla 3).

 

Tabla 3. Relación tiempo de gestación e índice de líquido amniótico

Tiempo de gestación

en semanas

Índice de líquido amniótico

 

20-24 ml

25-30 ml

30.1-35 ml

Total

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

20 -27

14

25.5

24

43.6

2

3.6

40

72.7

28-34

6

10.9

5

9.1

-

-

11

20.0

34.1-40

2

3.6

2

3.6

-

-

4

7.3

Total

22

40.0

31

56.3

2

3.6

55

100.0

Fuente: Formulario.

 

Existió un predominio de gestantes que terminaron el embarazo sin que se demostrara malformación en 28 pacientes (50.9 %), de ellas, 22 (40 %) tuvieron  partos a término. Por su parte 21 pacientes (38.2 %) interrumpieron el embarazo por solicitud propia debido a malformaciones congénitas y 24 mujeres (43.6 %) llegaron al término. La rotura prematura de membranas se describió como la afección de mayor incidencia con 13 gestantes (23.7 %), de ellas 9 (16.4 %) terminaron su parto por cesárea y 4 (7.3 %) fueron eutócicos. En segundo lugar se presentó el parto pretérmino con 10 señoras (18.2 %), de ellas 5 (9.1 %) tuvieron parto eutócico y 5 (9.1 %) fueron cesárea. Las malformaciones congénitas fetales y las muertes con seis neonatos (10.9 %) respectivamente predominaron como la morbimortalidad de los recién nacidos, seguido del bajo peso con 5 niños lo que representó el 9.1 %

Se apreció la morbimortalidad de los recién nacidos con relación al peso al nacer donde  predominaron  las malformaciones y las muertes con 6 neonatos (26.5 %) respectivamente, de ellos, en 4 malformados (17.9 %) su peso fue superior a 2500g y en 2 (8.6 %) estaba por debajo de los 2500g, mientras que en 4 recién nacidos muertos (17.9 %) su peso fue inferior a los  2500g. Por su parte el bajo peso se presentó en 5 neonatos (22.2 %) (Tabla 4).

 

Tabla 4. Morbimortalidad de los recién nacidos y peso al nacer

Morbimortalidad de los recién nacidos

Peso al nacer en g

 

1500-1999

2000-2499

2500-3999

4000 o más

Total

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

Malformaciones

1

4.3

1

4.3

3

13.6

1

4.3

6

26.5

Muertes

3

13.6

1

4.3

2

8.6

-

-

6

26.5

Bajo peso

2

8.6

3

13.6

-

-

-

-

5

22.2

Distrés  respiratorio.

-

-

1

4.3

2

8.6

1

4.3

4

17.2

Broncoaspiración de líquido amniótico meconial

Asfixia

 

-

 

-

 

1

-4.3

1

 

4.3

--

-

1

4.4.3

Total

6

26.5

7

30.8

8

35.1

2

8.6

23

100.0

Fuente: Formulario.

 

 

Se mostró la relación del tiempo de gestación y la morbimortalidad de los recién nacidos donde la mayor incidencia estuvo en el grupo de pacientes con 37-40 semanas de gestación con 10 neonatos (44.4 %), de ellos 3 malformados y 3 muertes para el 13.6 %, respectivamente. En segundo lugar el grupo de 34.1-36.6 semanas de embarazo con 9 recién nacidos (39.4 %), de ellos, 3 bajo peso (13.6 %) y los otros 6 neonatos se distribuyeron de la siguiente forma: 2 malformados, 2 distrés respiratorios y 2 muertes para el 25.8 %, respectivamente (Tabla 5).

 

Tabla 5. Tiempo de gestación  y morbimortalidad de los recién nacidos

Tiempo de gestación en semanas

Morbimortalidad de los recién nacidos

Malfor-maciones

Muertes

Bajo peso

Distrés respiratorio

Broncoasp.

Liq. am. me.

Asfixia

Total

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

No.

%

28-34

1

4.3

1

4.3

2

8.6

-

-

-

-

-

-

4

17.2

34.1-36.6

2

8.6

2

8.6

3

13.6

2

8.6

-

-

-

-

9

39.4

37-40

3

13.6

3

13.6

-

-

2

8.6

1

4.3

1

4.3

10

44.4

Total

6

26.5

6

26.5

5

22.2

4

17.1

1

4.3

1

4.3

23

100.0

 

 

DISCUSIÓN

 

Al analizar el comportamiento de la edad y paridad en las mujeres que presentaron polihidramnios, la mayor incidencia fue en el grupo de edades de 20-34 años con partos previos, lo que coincide con la mayoría de la literatura revisada, 10-12 por ser el período fértil o reproductivo de la mujer. Por su parte en las edades extremas de la vida fértil la incidencia fue baja. Con respecto a las enfermedades y eventos obstétricos más frecuentes predominó la rotura prematura de membranas y el parto pretérmino, estos resultados son contradictorios con los publicados por otros autores, 4,12 que reflejan que la diabetes mellitus y la hipertensión arterial crónica son más frecuentes.

Prevaleció el tiempo de gestación de 20-27 semanas con un líquido amniótico entre 25-30 ml, lo que coincide con otros autores,11,13 los cuales plantean que en el segundo trimestre del embarazo y principios del tercero es más frecuente el polihidramnios ligero, sobre todo asociado a malformaciones.

La mayor cantidad de gestantes terminaron el embarazo sin que se demostrara malformación congénita fetal al parto, por su parte, hubo un número importante de embarazadas que interrumpieron el embarazo por solicitud propia debido a malformaciones congénitas fetales. El diagnóstico temprano de las malformaciones y la interrupción del embarazo son esenciales debido a la alta morbimortalidad fetal.10.13 En nuestro país, a diferencia de otros, existe un Programa Nacional de Detección de Malformaciones Congénitas y Hereditarias a través de la consulta de genética-embarazo donde una vez realizado el pesquisaje y diagnóstico de la malformación fetal se le da asesoramiento genético a la pareja y la posibilidad de decidir si desea o no continuar el embarazo, estableciendo lo normado para cada caso.

La cesárea se destacó como forma de terminar el parto en aquellas pacientes que presentaron rotura prematura de membranas y parto pretérmino, estos resultados coinciden con los de Siribaddana et al14 quienes reflejan los riesgos de la cesárea y el aumento de la morbimortalidad materna dada por  sangramiento, infección, reacción anestésica, muertes, etc.

Las malformaciones congénitas y las muertes prevalecieron, por ejemplo, la morbimortalidad de los recién nacidos asociadas con el peso al nacer, malformaciones fetales en la mayoría con peso superior a 2500g; mientras que la mayor cantidad de muertes neonatales eran bajo peso, esto último resultó similar a los resultados encontrados en  literatura revisada.15- 17

La mayor morbimortalidad de los recién nacidos estuvo en el grupo de pacientes con 37-40 semanas de gestación, estos resultados son contradictorios con los reportados por Kemp et al18 quienes plantean que en la mayoría de los embarazos pretérminos se refleja la morbilidad y mortalidad de los recién nacidos.

 

 

ABSTRACT

 

An observacional descriptive study of the total of 55 pregnant with polyhidramnios was carried out which they were admitted in the consultation of genetics–pregnancy and they entered in the Provincial Hospital Ginecoobstétrico “Ana Betancourt of Mora”, Camagüey, years 2002-2003, to know the behavior of the same one in ours medium. Different variables were analyzed; being concluded that the 69.1% of the patients had among 20-34 years: 29 presented previous labors for the 52.7 %. The premature rupture of membranes and the preterm labor in 13 and 10 patients respectively was present as complication of the preganancy.  The light hidramnios was found in the 56.3 % of the pregnant mothers. The diagnosis was carried out clinically and ultrasonographically after the 20 weeks (72.7 %).  The 38.2 % of the patients interrupted the pregnancy by own request due to malformations and the 43.6 % arrived al term. They finished the labor by cesarean section 31 patients for the 56.3 %.  The congenital malformations and the deaths with 6 newborns for the 10. 9 % respectively were the neonatal morbimortality more frequent. 

DeCS: POLYDRAMNIOS

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 

1.        Brace R. Fisiología de la regulación del líquido amniótico. Clínicas Obstétricas y Ginecológicas 2000; 20(3): 238-46.

2.        Williams. Tratado de Obstetricia. 20ed. Buenos Aires: Editorial Medica Panamericana; 1998.p. 615-24.

3.        Botella Llusia J, Clavero Nuñez JA.Tratado de Ginecología y Obstetricia. TI. 14ed. La Habana: Editorial Científico-Técnica; 1983.p. 297-304.

4.        Danforth. Tratado de Obstetricia y Ginecología. 8ed. México: McGraw-Hill Interamericana; 2000. p. 317.

5.        Flack NJ, Sepulveda W, Brower S. Acute maternal hydration in Third-Trimester Oligohidramnios. J Obstet and Gynecol 1999; 50(3):81-90.

6.        Simone Calboun RN. Focus on Fluids. J Obstet and Gynecol 20 Awhonn Lifeline. Manchester. 2000; 3(6):21-4.

7.        Pacheco J. Vigilancia fetal en Ginecología y Obstetricia. España: Editorial MAD; 1999. p. 843-58.

8.        Sparey C, Wawaberr G, Barrett AM. La atresia esofágica en la anomalía congénita. J Obstet and Gynecol. Reino  Unido 2000; 182(2):427-30.

9.        Mazrahi M, Furman B, Shoham-Vardi H. El resultado perinatal y las complicaciones preparto y en los partos. J Obstet and Gynecol 1999; 8(1): 56-61.

10.     Lazebnik N, Mory A. The severity of polyhydramnios J Obstetric and Gynecology 1999; 48(1): 28-32.

11.     Furman E, Erez O, Mayor L. Hidramnios pequeño para la edad gestacional. J Obstet and Gynecol. scand 2000; 79(1): 31-6.

12.     Martínez Frías ML, Bermejo E, Rodríguez Pinilla E. Los factores maternos y fetales relacionados con el fluido de líquido amniótico. Facultad de Medicina Universidad Complutense Madrid 1999; 19(7): 514-20.

13.     Biggio JR, Wenstrem KD, Dubard MD. Predicción de hidramnios y resultados perinatales adversos. Departamento de Obstetricia y Ginecología. Berminghom 1999; 94(5):1737.

14.     Siribaddana SH, Dishabandu R, Fernando DJ. Predominio de diabetes gestacionales en Sri Lanka. Universidad Colombo 1999; 43(2):88-9.

15.     Johnson MP, Smiht CA, Evans MI. Intervención prenatal en la urofaringe obstructiva. Departamento de Urología Pediátrica. 1999; 31(354): 374-77.

16.     Mitra EL, Savino AG, Sponce AR. Diagnóstico  prenatal del síndrome de hipoplasia  cerebral  infantil.  J Ginecología y Obstetricia. 1999; 19(4): 375-78.

17.     Ruseva R, Koleva V. El índice del pronóstico en la hernia del diafragma. J Ginecología y Obstetricia 1999; 36 (2):15-7.

18.     Kemp UN, Uguyen T, Cheng E. Polihidramnios idiopático y resultados perinatales. Departamento de Ginecología y Obstetricia. 1999; 181(5):1072-82.

 

 Recibido: 1 de junio de 2005.

Aceptado: 11 de octubre de 2005.